Archivo del blog

sábado, 21 de septiembre de 2013


RUSIA LA TIENE CLARA

“Tenerla clara” es una expresión muy argentina, referida a tener conceptos y conocimientos precisos sobre un tema, y actuar en consecuencia. Valga la aclaración para lectores que no lo sepan.

El caso analizado no se refiere a la crisis de Siria, en la cual el papel desempeñado por Rusia es hasta ahora mucho más digno y humano, que las agresivas posturas belicistas de EEUU y sus aliados o subordinados menores, como Francia, encubiertamente Gran Bretaña, Turquía, Israel, España, Estados monárquicos absolutistas árabes, etc.

Después de haber estado en un pernicioso proceso de descomposición social acelerada; de apoderamiento de su riqueza por parte de grupos financieros oligopólicos –conocidos como “los oligarcas”- que en varios casos optaron por radicarse en Londres u otras grandes metrópolis financieras del mundo; de estancamiento y posterior involución económica; y de serio riesgo de fragmentación territorial; la vieja y orgullosa Rusia resurgió con fuerza; mostrando la solidez de sus basamentos culturales, que le permitieron mantener su carácter nacional, más allá de los profundos y por lo general violentos cambios en sus estructuras de poder interno.

Rusia embrionaria hace más de un milenio, Moscovia en el siglo XIII.  luego Rusia imperial en constante expansión, monarquía absolutista llena de contrastes e inequidades, imperio comunista por setenta años, y ahora resurgente potencia capitalista…sin que melle ni se diluya su ser nacional.

Esa notable solidez en sus bases constitutivas nacionales, sumadas a una dirigencia que luego de las vacilaciones y/o corruptelas de Gorbachov y de Yeltsin,  dio muestras de no negociar su soberanía ni su dignidad nacional.

Por cierto el gobierno de Putin entendió la sutil pero terrible amenaza a la integridad nacional, que representan las múltiples ONGs, que bajo fachadas supuestamente “ambientalistas”, “derecho humanistas” y otras; actúan en diversos lugares del mundo, y prácticamente en todos ellos o casi todos, se advierte que no por casualidad, sus accionares resultan sugestiva y llamativamente muy funcionales a los intereses geopolíticos de las potencias anglosajonas –Reino Unido y EEUU-,  secundariamente en algunos casos a los del hoy alicaído grupo del G 7, y supletoriamente a la Unión Europea.

Ya en su momento, en el primer gobierno de Putin, Rusia tomó una drástica medida, que resultó decisiva para revertir el deterioro socio – económico que amenazaba su subsistencia y su integridad nacional…¡expulsó sin miramientos, y en un plazo muy perentorio, a más de 100 pseudo “inocentes” ONGs transnacionales –y sus filiales “rusas”-, acusadas de realizar tareas de espionaje y disolución social!

En la misma línea de acción, con dureza acorde a las circunstancias, y enfrentando el accionar ecoterrorista, recientemente Rusia procedió a detener a un grupo de activistas de la transnacional británica pseudo ecologista Greenpeace, cuyo accionar ponía en riesgo una plataforma petrolera rusa, incluso violando abiertamente la soberanía rusa, al abordar sin autorización la citada plataforma.

Por supuesto que en esos juegos de presiones mediáticas y agresiones encubiertas bajo fachadas medioambientales, la ONG británico-holandesa es siempre funcional a los intereses del viejo imperio. Resulta notable la doble vara de Greenpeace, desde siempre mucho más suave en sus protestas (a veces incluso inexistentes, como en el caso del derrame en Magdalena, Buenos Aires), cuando se trata de petroleras británicas o norteamericanas.

Sin duda Rusia la tiene clara, y no está dispuesta a dejarse llevar por delante, cortando de cuajo las acciones patoteriles del terrorismo ecologista.

Esperemos que en Argentina y en Íbero América dejemos de ser tan permeables y permisivos, para con las constantes y crecientes agresiones perpetradas por los activistas del terrorismo ecológico, de los cuales las transnacionales británicas Greenpeace y Word Wildlife Foundation operan como instigadores y ejecutores principales; las cuales y sus otras ONGs vinculadas, en los hechos son en nuestro medio activistas del subdesarrollo crónico.

 

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

viernes, 20 de septiembre de 2013


ESPAÑA: NUEVO FRACASO DE EÓLICAS Y SOLARES

En su momento España fue presentada como uno de los paradigmas exitosos de las “energías renovables”, dentro de las cuales la eólica y la solar son consideradas las “tecnologías estrellas”.

Luego de meteóricos incrementos porcentuales de las energías eólicas y solares en España, basados en fortísimas subvenciones estatales, el actual panorama de quiebra económica – financiera del Estado español, condujo a recortes de gastos a diestra y siniestra.

Mientras España vivió la euforia de las mieles recogidas de su nuevo rol comunitario (de la Comunidad Europea), y del saqueo a las sufridas repúblicas de Íbero América consumado por las ventas a precios viles de numerosas empresas estatales y las compras baratas de otras muchas empresas privadas, todo parecía ir viento en popa en la economía peninsular ibérica.

Pero cuando la ola especulativa del endeudamiento fácil con sus socios principales (Alemania principalmente, pero también Francia y Gran Bretaña) hizo estallar la burbuja inmobiliaria, la aparente prosperidad sin límites de España trastocó en el caos social, económico y financiero que ya lleva cinco años de dolorosa continuidad y profundización.

Entonces se pudo analizar la irracionalidad de los cuantiosos subsidios a las energías eólica y solar, de altísimos costos por KWh, consecuencia de sus pobres rendimientos reales, sus complejidades técnicas y de los problemas técnicos conexos a esas supuestamente “limpias” energías; en realidad cargadas no solo de ocultos costos económicos sino también problemas ambientales.

Por caso, el factor de carga (rendimiento real) de una central eólica es aproximadamente la cuarta parte de una central convencional (hidroeléctrica, nuclear o termoeléctrica), y produciendo energía de baja calidad, debiendo operar con una central convencional en paralelo. Ello significó que al lado de cada parque eólico, se debió montar y operar una central a gas, permanentemente como respaldo de las fluctuantes e imprevisibles eólicas. Las capacidades de producción y rendimientos de paneles solares, son mucho menores incluso que las problemáticas eólicas.

En ese contexto, el Estado español decidió bajar drásticamente o suprimir los subsidios a las eólicas y solares. Esa decisión está provocando el desmontaje acelerado de muchos paneles solares, que sin generosos e irracionales subsidios, pasan a ser “juguetes caros” inviables bajo todo punto de vista. Por cierto poco aportaron al consumo global español (por sus bajísimas y pobres producciones). Con los subsidios sus altos costos se solapaban; hoy  son directamente inviables.

Las eólicas también están pasando penurias, y muy posiblemente su expansión está herida de muerte sin los anteriores generosos subsidios –inviables al desnudarse sus reales altísimos costos-, y las continuidades de las inversiones ya concretadas están en riesgo, por lo caro y problemático de la energía eólica.

Las muy promocionadas “energías verdes”, hoy también llamadas “renovables”, no han dado soluciones de fondo en ninguna parte –solo son complementos, nunca energías alternativas-, y fueron causas de desastrosos cuadros de caos energéticos, con aplicaciones forzosas impuestas por las presiones cruzadas de movimientos ecologistas fundamentalistas, de los vendedores de eólicas y solares, aliados a poderosas corporaciones amparadas por esquemas pseudo eficientistas del neoliberalismo a ultranza...

El caos energético de California (EEUU), con la caída del grupo corporativo Enron –el mismo que pretendió enseñorearse en Latinoamérica-, es el ejemplo paradigmático del caos general que provoca una matriz eléctrica que pretendió sustentarse en las eólicas, solares y otras similares.

Alemania y Dinamarca, presentadas como los paradigmas de la eficiente aplicación de las energías eólicas y solares –con aplicaciones forzadas de las mismas, basadas en generosas subvenciones-, ante los paupérrimos resultados de esas “renovables”, debieron volcarse a la generación convencional; no teniendo más lugares disponibles para nuevas hidroeléctricas, y absurdamente negados a la generación nuclear, sus “soluciones” fueron importar crecientes cantidades de electricidad de sus vecinos, además de incrementos siderales de importaciones de gas natural ruso y carbón de EEUU y otros lugares. Pero de eso no hablan nada, los promotores del fundamentalismo ecológico…

Japón debió importar enormes cantidades adicionales de gas natural, para reemplazar temporalmente a las nucleares preventivamente apagadas…¡no apeló a las “soluciones” eólicas porque técnicamente son inútiles como usinas de base!

Mucho se habla –con pocas bases técnicas y científicas- de las supuestas bondades casi infinitas que se les atribuyen a las energías “renovables”.

El concepto de “renovables” aplicado en argentina es mentiroso, la ley 26.190 excluyó a las hidroeléctricas de más de 30 MW. Eso es tan absurdo como pretender cambiar por una amañada norma legal, la ley física de la gravedad.

Los resultados concretos de las eólicas, solares y otras “renovables”, muestran muy pobres y resultados, lejos de ser las grandes soluciones.

¡El de España, un caso testigo, es un desastre por donde se lo mire!

Y ciertos sectores pretenden forzar en Argentina, esas falaces “soluciones” que probadamente no son tales, sino perniciosos aportes al caos energético, e impedimentos al tan necesario desarrollo socio económico.

Al oponerse a las hidroeléctricas y nucleares, están favoreciendo mayores consumos de gas y petróleo, hoy escasos, muy caros y contaminantes…¿ecologistas?

 

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Investigador en temas económicos y geopolíticos

miércoles, 18 de septiembre de 2013


CARTA ABIERTA A ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL

 

A propósito de una desafortunada carta abierta dirigida a la Presidencia de la Nación y a los Gobernadores de Misiones y Corrientes. La presente es escrita en el simple carácter de ciudadano argentino preocupado por el desarrollo socio económico nacional y el futuro de Nuestra Patria.

 

Muy devaluado por cierto se encuentra el Premio Nobel de la Paz, pues el antes preciado galardón –claramente objeto de fuertes presiones por parte de diversos grupos de poder transnacional-, entre otros fue entregado a Henry Kissinger (uno de los más conspicuos miembros del establishment “occidental”, grupo que instigó bombardeos indiscriminados a Vietnam), y a Obama (claramente un instrumento de los mismos grupos de poder mundial, y ejecutor de las matanzas y agresiones contra Iraq, Afganistán, Libia…y Siria, sin olvidar otros hechos de larga enunciación).

 

Y por cierto que el Premio Nobel de la Paz no es un salvoconducto para opinar a troche y moche, sobre temas en los cuales se evidencia una ignorancia supina, cuando no un pensamiento dogmatizado y carente del necesario rigor científico; tal como ocurrió con Pérez Esquivel al incursionar osada o irresponsablemente en la temática energética, y sus vinculados aspectos sociales, económicos, ambientales y geopolíticos.

 

Demostrando su nula formación en la temática energética y ausencia de informaciones objetivas, vuelve a utilizar el gastado argumento según el cual “ya no se construyen represas en países desarrollados”, omitiendo el grueso dato que esos países no siguen construyendo hidroeléctricas, pues virtualmente no les queda río o arroyito por utilizar, dado que ya las construyeron todas las posibles. Dicho en castizo más claro y directo: no es que “no quieren” seguir construyendo…¡no tienen donde! De allí que tengan que forzar la utilización de otras energías, pues no pueden ampliar sus ofertas hidroeléctricas, que son sin duda las más económicas y menos contaminantes.

 

Las plañideras argumentaciones “sociales” y “ambientales” que cita el nobelizado al final de su breve e inconsistente misiva, están en línea con el ecologismo fundamentalista, el mismo que claramente “recibe letra” de poderosas ONGs transnacionales –no por casualidad británicas, pues al viejo imperio desde siempre le conviene una Argentina débil, subdesarrollada y fácilmente manipulable-; y todo ello es el discurso “ecológicamente correcto”, comprado tan fácilmente por gente bien intencionada pero mal informada, como por los típicos “progresistas teóricos”, esos con discursos llenos de estentoriedades, pero que a la hora de la verdad siempre terminan alineándose con las posturas más recalcitrantemente antinacionales, y por ende afines al ultraconservadurismo más recalcitrante.

 

Vieja historia de “izquierdas” siempre funcionales de las “derechas” que dicen aborrecer, mientras que en los hechos se unen sin asco, con tal de poner palos a la rueda a toda iniciativa afín a los Intereses Nacionales. Ejemplos de eso sobran en nuestra historia, y ahora lo repiten los fundamentalistas de la ecología, cuyos inconsistentes dogmas hace suyos Pérez Esquivel.

 

Pero curiosamente el nobelizado opinante antirrepresas, omite que los progresistas en serio (los que son consecuentes en sus acciones con sus ideas), como por ejemplo Rafael Correa, de Ecuador; y Lula, no se dejaron llevar por los huecos dogmas antirrepresas ni otros por el estilo. Ecuador (que produce más petróleo y gas que lo que consume), tiene en marcha un ambicioso plan de construcción de media docena de grandes hidroeléctricas, para suplantar usinas térmicas y apuntalar el desarrollo. En Brasil, Lula pudo incorporar a la clase media a centenares de miles de personas, mediante políticas activas, posibles por el formidable crecimiento brasileño, que se sustentó en su enorme infraestructura hidroeléctrica, que llegó a superar el 90 % de su matriz eléctrica, economizando cuantiosas cantidades de valioso petróleo, suministrando descomunales volúmenes de limpia y económica energía hidroeléctrica.

 

Ejemplos similares sobran en el mundo, en países con distintos sistemas político-económicos, pero con claro sentido de lo Nacional. Para ilustración de los “progres” podemos citar a países “socialistas”, como China (que apuesta fuertemente a la hidroelectricidad, sin desdeñar otras fuentes para sostener su creciente demanda; a Vietnam, que tiene varios proyectos en construcción; a la Nicaragua de Ortega, con varios proyectos hidroeléctricos en marcha o prontos a comenzar, etc. ¡Y son todos países ubicados en zonas tropicales o subtropicales, supuestamente “prohibidos” para la energía hidroeléctrica (otra de las repetidas falsedades antihidroeléctricas).

 

¿Entenderá el erróneo opinante nobelizado, que no hay peor contaminación que la producida por la miseria extrema, que para salir de ella debemos desarrollarnos, que no hay desarrollo posible sin abundantes y crecientes cantidades de energía eléctrica, y que la energía más limpia y económica es –precisamente- la hidroeléctrica?

 

Críticos inconsistentes como el aquí mencionado, solo pasan a ser promotores del subdesarrollo crónico. Adviértase que no proponen ninguna alternativa concreta y viable. Es porque de hecho no existen. ¡Así de simple!

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

viernes, 6 de septiembre de 2013


ESPAÑA Y LOS SOCIAL - IMPERIALISTAS

En algún momento mencioné el absurdo respeto reverencial, que ciertos sectores “progres” o personas poco informadas, le tienen a la palabreja “socialismo” y todas sus derivaciones.

Sería algo así como suponer que el socialismo (y lo vinculado a él) debería considerarse como un estadio superior del entendimiento social, político y económico…casi como lo intermedio o paso previo, entre los comunes mortales y el “cielo político”, la casi perfección llevada a la política.

Pero como no hay otra verdad que la realidad, y la realidad se demuestra con hechos, el socialismo español volvió a dar otra muestra palpable que no es sino una facción de la partidocracia, y que por tanto es funcional a los poderes establecidos (el establishment); mientras que todo lo demás es parte del cotillón político montado para engañar incautos, convenientemente aderezado con comentarios supuestamente sesudos de los comunicadores sociales “bonellizados”, que por cierto los hay por estos pagos argentinos, por aquellos hispánicos, y prácticamente por donde se mire.

Había señalado el curioso silencio de radio (literal, pero también de diarios, TV y de los catedráticos de todo pelaje, desde progresistas hasta ultra conservadores adherentes al neoliberalismo salvaje), respecto al accionar del también “socialista” Felipillo González –ex Primer Ministro Español-, cuando en medio de la descomunal crisis terminal en que nos habían sumido a los argentinos en 2001-2002, vino a nuestro país a hacer presión (lobby), a favor de las empresas españolas que fueron partes principalísimas de los saqueos institucionales a los que nos sometieron en los nefastos años ’90, cuando por monedas se quedaron con buena parte de las muy importantes Empresas del Estado Argentino, y también con partes sustanciales de “la crema” de empresas privadas nacionales, por caso algunos Bancos.

Se pudo constatar que el “socialismo” del Felipillo no le impidió ponerse abiertamente de parte de las corporaciones que habían consumado el saqueo de nuestras riquezas, en agresivas actitudes que algunos compararon con las de los más desmesuradamente ambiciosos conquistadores de las épocas coloniales.

Ahora pudimos leer (incluso en diarios españoles, para evitar las clásicas distorsiones de algunos medios locales), que el muy socialista Alfredo Pérez Rubalcaba calificó de “situación de ridículo” a la iniciativa de formar con Argentina un frente común para las reclamaciones anticolonialistas por Malvinas y Gibraltar.

Si bien no transcendió el porqué del “ridículo”, cuesta entender semejante expresión desde la lógica, si claramente tenemos intereses en común, dado que en ambos casos la potencia usurpadora es la misma.

Pero claro está, que para cierta oligarquía hispana, así como para la tilinguería de partes de las clases medias peninsulares, seguramente les puede parecer “ridículo” formar un frente en común con un país “sudaca”, pues desde que se volvieron “comunitarios” (de la Comunidad Europea) hubo incontables muestras de altanero desprecio hacia nosotros y todos los hermanos de Íbero América. Es evidente que allá también funcionan con fuerza las usinas de la colonización cultural, adocenando mentes y comprando dirigencias, de forma tal que sean funcionales a intereses mega sectoriales y corporativos, para los cuales la hoy altanera España es reducida a parte de “los cerdos de la UE” (los pigs –literalmente “cerdos” en inglés-, abreviatura de Portugal, Ireland, Greece, Spain), países con gravísimos problemas económico –financieros, a los cuales les están obligando a tomar las mismas recetas nocivas que nosotros en los años ’80 y ’90.

Es evidente que para ciertas dirigencias españolas, la pertenencia a la UE, así sea en condiciones serviles, es más importante que la dignidad y la soberanía nacional, preocupados por hacer buena letra con sus aún más altivos vecinos de las cercanas Islas Brumosas, con quienes tuvieron tantas guerras y enfrentamientos, quienes los hechos demuestran que los tienen por menos.

También es evidente que a ciertas clases medias hispanas, tan adocenadas como las clases medias caceroleras y siempre disconformes de Argentina, esos temas no les preocupan mucho, como nada les interesa mantener los lazos afectivos muy fuertes que nos habían unido a hispano americanos e ibéricos, hasta que el acceso a la UE les hizo cambiar los valores. ¡Si hasta les hicieron olvidar que a fines de los ’40 evitaron la hambruna masiva, gracias a la generosidad del pueblo argentino, que les donó enormes cantidades de alimentos que por allá escaseaban!

Mientras tanto, por estos pagos, las usinas de la colonización cultural siguen sembrando confusiones, como el endiosamiento al “socialismo”, así sea una simple máscara para mal esconder los alineamientos con los poderes corporativos transnacionales y con anacrónicas pero peligrosas actitudes imperiales.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Paraguay, la central nuclear y los fundamentalistas

Muy llamativo por lo no fundamentados, resultaron los planteos de tono fuertemente alarmistas, rayanos con lo apocalíptico, que emanados de altos funcionarios nacionales del Paraguay, tuvieron amplia difusión a ambos lados de la frontera, abundando en descalificaciones y/o en insólitas afirmaciones tremendistas, respecto al proyecto de instalar una Central Nuclear tipo CAREM en las cercanías de la ciudad de Formosa.

 

Si bien puede ser comprensible que posiblemente la hermana república carezca de científicos sólidamente formados en la Tecnología Nuclear, es de práctica elemental de todo político responsable consultar alternativamente varias fuentes de datos, teniendo especial cuidado que las mismas sean de irrefutables quilates científicos y técnicos, cuidándose también de comparar y tamizar las conclusiones, evaluándose por ende las trayectorias y basamentos técnicos y científicos de aquellos a quienes pueda consultarse, o a las fuentes de datos utilizadas al efecto.

 

Por otra parte, el simple machacar de determinados comunicadores sociales y/o medios periodísticos masivos, no debería ser el fiel que incline la balanza de las opiniones de encumbrados funcionarios con delicadas responsabilidades políticas, pues es elemental saber que en los amplios andariveles de la comunicación existe de toda clase de opinantes: algunos pocos serios y bien formados, otros que simplemente surfean sobre las noticias en boga sin profundizar nada, también los hay irresponsables en grado sumo, y por supuesto existen vulgares mercenarios y operadores al tanto por cuanto…hay de todo en la viña del señor.

 

Lamentablemente en Paraguay montaron unas jornadas de divulgación –según indicaron los medios periodísticos-, en las cuales la única o principal referencia “científica” ha sido la opinión de un conocido activista del ecologismo fundamentalista, vinculado a la transnacional británica Greenpeace, la cual es bien sabido que en Argentina e Íbero América, opina y actúa como usina del ecoterrorismo, fijando su agenda de acción atacando sistemáticamente a determinadas actividades y sectores que tienen importancia estratégica para el  desarrollo nacional. El mencionado activista, que formó otra ONG que opera en los hechos como extensión de la transnacional británica, habría sido recibido en Asunción como “palabra autorizada”, no obstante que su formación de biólogo no lo faculta para opinar con propiedad ni bases profesionales sobre el Sector Energético, y menos aún del específico caso de la Energía Nuclear; ni tampoco se habría considerado el perfil fundamentalista, muy afín al terrorismo ecolátrico, que muestra el accionar del activista convocado.

 

 Si los funcionarios paraguayos que utilizaron las apocalípticas y dudosamente bien basadas opiniones del activista del ecologismo ultra, hubiesen tenido primero la necesaria precaución de escuchar otras voces autorizadas, les hubiese sido muy fácil convocar a especialistas –de reconocida solvencia y seriedad profesional- de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina, y a su contraparte brasileña del CNEN, e incluso pedir opinión autorizada a la AIEA, ente mundial de reconocida solvencia científica.

 

 De esa forma se hubiesen podido enterar que la Central CAREM que se instalará en Formosa, es de muy baja potencia, de un diseño extremadamente seguro, dotado de varios sistemas redundantes y automáticos que le confieren altísimos niveles de seguridad operativa, con una estructura blindada a prueba de fugas, y con un funcionamiento automatizado que inhibe las posibilidades de muy poco probables errores humanos.

 

 Los escandalizados funcionarios paraguayos, deberían haber considerado que todo el Sector Nuclear Argentino opera con elevadísimos estándares de seguridad, que Argentina es uno de los líderes mundiales en el uso pacífico de la energía nuclear, seguramente ni evaluaron que Formosa no está en una región sísmica, y al prestar oídos a descabelladas comparaciones con Fukushima (¿tsunamis en Formosa?), con Chernobyl (grandes reactores de diseño soviético sin redundantes sistemas de seguridad), o aceptando sin más el nada inocente alarmismo del terrorismo mediático del ultra ecologismo, simplemente se hicieron eco de posturas disparatadas, totalmente disociadas de la mesura, fundamentación y coherencia que deberían primar en el delicado ejercicio de la Función Pública. Esperemos que reflexionen y rectifiquen.

 

Por supuesto se descarta que hayan incluido en semejantes errores, como fruto de una acción de presiones políticas internacionales de muy baja estofa, de indigna concepción, que solo son funcionales a los aviesos intereses que buscan crear motivos de fricciones absurdas, en relaciones que para el bien común superior de nuestra región, deben cuidarse de mantenerse en un plano de excelencia.

 

Vale la salvedad, que de este lado de la frontera también suelen cometerse errores o groserías políticas incompatibles con actitudes y roles de estadistas, que deberían ser la norma de acción constante.

 

Por citar tan solo un par de ejemplos, el deplorable accionar de la administración Busti, en Entre Ríos, que luego de poner trabas a la instalación de las pasteras en suelo argentino, se montó en el absurdo conflicto con el hermano pueblo uruguayo, todo bajo el fogoneo artero de Greenpeace y otros activistas del ecologismo cavernario, rematando ello con la sanción de una incoherente ley antirrepresas…pese a que usufructúan los beneficios de Salto Grande. O el insólito caso de Corrientes, donde reconocieron que la reciente creciente del Paraná los tomó de sorpresa…¡porque ocurrió un fin de semana! ¿No tenían un servicio de guardia permanente, más aun siendo público y notorio que la creciente se desplazaba aguas abajo desde el Alto Paraná?

 

En todos lados suelen se cocinan habas…¡pero es tan bochornosamente negativo…!

  

Nuestros pueblos, nuestras patrias y la Patria Grande (en formación en el Mercosur y la Unasur), necesitan dirigencias a la altura de las circunstancias; no meros ejecutores de politiquerías mediocres cargadas de grandilocuencia y negatividades disfrazadas de patrioterismo o provincialismos obtusos.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Investigador de temas económicos y geopolíticos

jueves, 5 de septiembre de 2013


ESPAÑA Y LOS SOCIAL - IMPERIALISTAS

En algún momento mencioné el absurdo respeto reverencial, que ciertos sectores “progres” o personas poco informadas, le tienen a la palabreja “socialismo” y todas sus derivaciones.

Sería algo así como suponer que el socialismo (y lo vinculado a él) debería considerarse como un estadio superior del entendimiento social, político y económico…casi como lo intermedio o paso previo, entre los comunes mortales y el “cielo político”, la casi perfección llevada a la política.

Pero como no hay otra verdad que la realidad, y la realidad se demuestra con hechos, el socialismo español volvió a dar otra muestra palpable que no es sino una facción de la partidocracia, y que por tanto es funcional a los poderes establecidos (el establishment); mientras que todo lo demás es parte del cotillón político montado para engañar incautos, convenientemente aderezado con comentarios supuestamente sesudos de los comunicadores sociales “bonellizados”, que por cierto los hay por estos pagos argentinos, por aquellos hispánicos, y prácticamente por donde se mire.

Había señalado el curioso silencio de radio (literal, pero también de diarios, TV y de los catedráticos de todo pelaje, desde progresistas hasta ultra conservadores adherentes al neoliberalismo salvaje), respecto al accionar del también “socialista” Felipillo González –ex Primer Ministro Español-, cuando en medio de la descomunal crisis terminal en que nos habían sumido a los argentinos en 2001-2002, vino a nuestro país a hacer presión (lobby), a favor de las empresas españolas que fueron partes principalísimas de los saqueos institucionales a los que nos sometieron en los nefastos años ’90, cuando por monedas se quedaron con buena parte de las muy importantes Empresas del Estado Argentino, y también con partes sustanciales de “la crema” de empresas privadas nacionales, por caso algunos Bancos.

Se pudo constatar que el “socialismo” del Felipillo no le impidió ponerse abiertamente de parte de las corporaciones que habían consumado el saqueo de nuestras riquezas, en agresivas actitudes que algunos compararon con las de los más desmesuradamente ambiciosos conquistadores de las épocas coloniales.

Ahora pudimos leer (incluso en diarios españoles, para evitar las clásicas distorsiones de algunos medios locales), que el muy socialista Alfredo Pérez Rubalcaba calificó de “situación de ridículo” a la iniciativa de formar con Argentina un frente común para las reclamaciones anticolonialistas por Malvinas y Gibraltar.

Si bien no transcendió el porqué del “ridículo”, cuesta entender semejante expresión desde la lógica, si claramente tenemos intereses en común, dado que en ambos casos la potencia usurpadora es la misma.

Pero claro está, que para cierta oligarquía hispana, así como para la tilinguería de partes de las clases medias peninsulares, seguramente les puede parecer “ridículo” formar un frente en común con un país “sudaca”, pues desde que se volvieron “comunitarios” (de la Comunidad Europea) hubo incontables muestras de altanero desprecio hacia nosotros y todos los hermanos de Íbero América. Es evidente que allá también funcionan con fuerza las usinas de la colonización cultural, adocenando mentes y comprando dirigencias, de forma tal que sean funcionales a intereses mega sectoriales y corporativos, para los cuales la hoy altanera España es reducida a parte de “los cerdos de la UE” (los pigs –literalmente “cerdos” en inglés-, abreviatura de Portugal, Ireland, Greece, Spain), países con gravísimos problemas económico –financieros, a los cuales les están obligando a tomar las mismas recetas nocivas que nosotros en los años ’80 y ’90.

Es evidente que para ciertas dirigencias españolas, la pertenencia a la UE, así sea en condiciones serviles, es más importante que la dignidad y la soberanía nacional, preocupados por hacer buena letra con sus aún más altivos vecinos de las cercanas Islas Brumosas, con quienes tuvieron tantas guerras y enfrentamientos, quienes los hechos demuestran que los tienen por menos.

También es evidente que a ciertas clases medias hispanas, tan adocenadas como las clases medias caceroleras y siempre disconformes de Argentina, esos temas no les preocupan mucho, como nada les interesa mantener los lazos afectivos muy fuertes que nos habían unido a hispano americanos e ibéricos, hasta que el acceso a la UE les hizo cambiar los valores. ¡Si hasta les hicieron olvidar que a fines de los ’40 evitaron la hambruna masiva, gracias a la generosidad del pueblo argentino, que les donó enormes cantidades de alimentos que por allá escaseaban!

Mientras tanto, por estos pagos, las usinas de la colonización cultural siguen sembrando confusiones, como el endiosamiento al “socialismo”, así sea una simple máscara para mal esconder los alineamientos con los poderes corporativos transnacionales y con anacrónicas pero peligrosas actitudes imperiales.

 

C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ