Archivo del blog

miércoles, 28 de septiembre de 2016

EL PATRIOTISMO LOS AVERGÜENZA
Cierto tipo de decisiones, de medidas político-económicas, de patrones de conductas, de mentalidad imperante en las clases altas oligárquicas de Argentina, demuestran a las claras, que en realidad el patriotismo es un sentimiento que los avergüenza, pues en verdad son apátridas apenas “nacidos en Argentina” pero de ningún modo argentinos de corazón, y sus muy tergiversados esquemas de valores se identifican con Europa y/o con EEUU, despreciando todo lo argentino, incluso a los propios compatriotas de nacimiento y de suelo en que vivimos.
Son herederos directos –en lo mental- de los intelectuales europeizados que formaron el “partido unitario” desde comienzos de Argentina, portuarios centralistas excluyentes, que siempre miraron hacia el puerto y dieron la espalda despectivamente hacia el vasto interior. Son los que se encandilaron con las nuevas doctrinas europeas, las modas parisinas, las pautas culturales británicas (ocultando las bajezas y muchos aspectos impresentables, como las expoliaciones de sus colonias y sus pueblos), mostrando servil subordinación hacia todo lo extranjero de allende los mares; pero desconocieron y se burlaron con sorna y altivez de todo lo nuestro, despreciando a los hispanos, los gauchos, los criollos de tierra adentro, los indios, los negros, los mestizos, y los pueblos hermanos de la región. Y años después, cuando los hijos de los gringos inmigrantes se acriollaron adoptando nuestras pautas culturales y el amor a su tierra y esta su patria, también los despreciaron. Los “niños bien” hacían excursiones punitivas, en la Buenos Aires de los ’20 y/o ’30, en las que se solazaban “haciendo patria” agrediendo de palabra y de hecho a los nuevos inmigrantes que poblaban Buenos Aires, según cuentan historiadores no enrolados en el conformismo academicista.
Los liberales a ultranza y la retrógrada oligarquía campera, financiera, intermediaria e importadora, son herederos económicos de los mercachifles portuarios que multiplicaban sus ganancias con el contrabando y con las diferencias que hacían al vender chucherías varias industriales, provistas por “el taller del mundo” instalado en la Rubia Albión, mientras mataban a la ya consolidada industria artesanal de las provincias y las sumían en la pobreza.
Herederos de las “familias bien” que mediante artimañas de “los doctores” obtenían títulos de propiedad en años de Mitre, Sarmiento y sucesores, en enormes extensiones de campos, desplazando y transformando en parias errantes a los gauchos que por varias generaciones habían sido dueños sin papeles pero con derechos de permanencia acreditados por los usos y costumbres, y por las normas civiles existentes y respetadas desde las épocas coloniales.
Por respetar esos usos y costumbres, Rosas fue llamado El Restaurador de las Leyes, poniendo frenos a “modernidades” extranjerizantes y elitistas, que los unitarios rivadavianos pretendían imponer al como sea, tal como lo evidenciaron con el asesinato político de Dorrego, y otras muchas persecuciones semi encubiertas, como las perpetradas encarnizadamente contra San Martín, los caudillos federales y tantos casos similares.
Expulsado y desterrado Rosas, los unitarios liberales rápidamente tomaron el poder, desplazando al declamado federal y múltiple traidor Urquiza, quien desde entonces se dedicó a los negocios y a mantener su poder excluyente en los límites de su provincia, desentendiéndose de los destinos del país.
Destrozando toda oposición a los degüellos, bajo las presidencias de Mitre y Sarmiento, se consumaron las primeras grandes apropiaciones de campos, propiedades que manejadas desde el puerto, fueron la consolidación de la oligarquía heredera de los mercachifles portuarios, la cual tuvo sus réplicas en los “sectores bien” de muchas provincias, en particular las más cerradamente conservadoras e inclinadas a sostener estructuras feudales.
Sarmiento y Alberdi, cada uno con su estilo, brutalmente agresivo uno, delicadamente intelectual en sus gustos el otro (editor de la no muy masculina revista “La Moda”, entre otras anécdotas), fueron los dos cerebros principales que volcaron al papel el muy curioso y a la vez feroz “racismo inverso” que lamentablemente dejó discípulos en nuestro país. El racismo es malo, negativo en todas sus formas y vertientes; pero usualmente se dio contra “el otro”, “el diferente” a las pautas culturales, étnicas, lingüísticas, religiosas, etc.
Pero acá, Sarmiento y Alberdi, expresaron con notable violencia conceptual, traducida luego en violencia de hecho por el primero y sus seguidores, una curiosa forma de racismo, que tal vez sea única en su tipo: el racismo inverso, o sea el odio y el desprecio destilado contra el totalmente semejante al que lo profesa. Ambos de apellidos españoles de padre y madre, ambos criollos de orígenes, posiblemente Sarmiento con genes indios y/o negros incorporados al núcleo hispano de sus antecesores, los dos intelectuales despreciaron a su propia gente, a sus propios ancestros, siendo cruda y burdamente despectivos de todo lo criollo, todo lo hispano de nuestra cultura e incluso de nuestros genes (que eran los genes de ellos), y mucho más aun respecto a los sectores más humildes de nuestra población, respecto a los que mostraron no solo desprecio, sino un odio tan visceral como irracional, podría decirse de la misma magnitud que la admiración total, sin límites y llegando a la subordinación expresa, respecto a los nórdicos en general, y a los anglosajones en particular.
Particularmente el agresivo sanjuanino de orígenes sociales humildes, consideró que no debía prestarse ninguna asistencia sanitaria ni social a los sectores desposeídos, aconsejando no desperdiciar recursos en ellos (excluyente y brutal pensamiento) …"Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos? Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer". Del discurso en el Senado de la Provincia de Buenos Aires, 13/09/1859”… ; y fomentando el exterminio de gauchos, al afirmar …"Se nos habla de gauchos... La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos". Carta de Sarmiento a Mitre del 20/09/1861.
Si bien Roca merece respeto por su sentido de la nacionalidad y por haber modernizado el país, y consolidado la soberanía en nuestro territorio, las vastas extensiones de campos que fueron concedidas a sus soldados, ante las necesidades y posiblemente por la poca instrucción de los mismos, rápidamente fueron malvendidas a sectores de la incipiente oligarquía vinculados a los que décadas antes se habían apropiado de inmensos campos.
A consecuencia de la carencia de tierras fiscales, los inmigrantes de
comienzos del siglo XX, en vez de poseer su propia tierra, debieron caer en el régimen expoliador del arriendo, que los condenaba a ser casi el equivalente de siervos de la gleba en su versión argentina, lo que origino muchos conflictos.
Continuadores y herederos políticos de los racistas inversos y liberales a ultranza Sarmiento y Alberdi, así como del anglófilo Mitre, son las llamadas “clases patricias argentinas”, voluntariamente subordinadas al poder mundial de turno, operando como administradores del respectivo poder imperial colonialista económico, carentes de todo sentido de grandeza nacional, ultra liberales dogmáticos, y por ende carentes de auténtico patriotismo, al cual solo practican en sus aspectos formales, justamente como para “cubrir las formalidades del caso”, pero hasta avergonzándose de toda medida conducente a cuidar los reales Intereses Nacionales.
Primero centrados en la egoísta aldea puerto, luego sus intereses se
ampliaron hasta los límites de la Pampa Húmeda, y poco más. El Territorio Nacional nunca les importó, por lo que sin remordimientos cedieron enormes porciones del mismo, e incluso fomentaron y apoyaron las fragmentaciones territoriales de amplias fracciones del territorio del virreinato del cual somos herederos naturales. La dejadez en el cuidado de las fronteras y la soberanía efectiva fue la constante –con pocas excepciones-, perdiéndose sucesivamente casi todos los litigios fronterizos, a la vez que se descuidó adrede el desarrollo de las regiones más alejadas del núcleo pampeano, como la irracional política de aislar la Mesopotamia y privarla de caminos y otras obras claves de infraestructura, o como la falta total de ferrocarriles en las inmensidades patagónicas (excepto el Comahue), los obstáculos que el patriota General Pujato debió vencer para sus señeras acciones en La Antártida, con oposiciones o falta de colaboración incluso por parte de sectores seguramente anglófilos de la Marina Argentina, y el listado de hechos impresentables sigue.
Los hechos de exclusión social y/o de “tapar los pobres para que no se vean”,
fueron constantes en la exultante y clasista celebración del Centenario (1910), el desprecio a los pobres, los “cabecitas negras” y al interior fue moneda corriente en la década infame (1930-1943) mientras a la vez el vicepresidente se mostraba orgulloso de “ser Argentina la piedra más preciosa de la corona de su majestad” y mientras un ministro y funcionario de empresas británicas era llevado al grado honorífico de “Lord Leguizamón”.
En la cruenta revolución fusiladora (1955), un alto oficial exclamó que “el hijo del zapatero será zapatero” poniendo en claro cortar toda movilidad social ascendente…¡la exclusión explícita y violenta!
En el infame “proceso”, cuando se le hizo ver como se sentiría si fuera pobre, con soberbia Martínez De Hoz contestó “nunca fui pobre”, mientras un ignoto generalote con trazas de pretendido oligarca expresaba con “orgullo”: “en Argentina no hay negros” mostrando racismo explícito y soberbia clasista.
Ahora existe un ministro involucrado en fugas de divisas que se burló de “la grasa militante” (Prat Gay) justificando burdamente despidos masivos, mientras él y sus colegas llenan las plantillas de entes oficiales con “militantes chic” con sueldos exorbitantes. El economista González Fraga, de sucesivas fallidas premoniciones económicas, tildó con soberbia de “irrealidad” el buen nivel de vida de amplias capas sociales argentinas en el marco de políticas keynesianas, dando por sentado que la “realidad” es una minoría hiper rica y el 90 % en severos apuros económicos. Sturzenegger, del BCRA (*), expresó conceptualmente en unos de sus irónicos discursos, que “nos olvidaremos del patriotismo”…y ya lo están haciendo con actos de fechas patrias sin pueblo, y con nuevos billetes (incluyendo uno fallido) con figuras de animales desplazando a próceres (o falsos próceres, según cada caso).
Por su parte, las oligarquías aborrecen las empresas del Estado –son
visceralmente elitistas y antinacionales-, regodeándose con volver a
extranjerizarlas sin importarle su valor estratégico; mientras algunos sectores de las clases medias anestesiadas ni se molestan en pensar; las minorías “progresistas” siguen apostando a la destrucción total para que luego surja el “paraíso socialista”, jugando de funcionales a los sectores apátridas; y los muy confusos patrioteros de bandera no entienden que la defensa de la soberanía no se agota en exaltar el himno y la bandera.
Por caso, los rugbiers de clases altas, son por lo general soberbios con el común de la gente, cuando no agresivos y altaneros; pero se deshacen en inclinaciones de cerviz ante la reina del imperio agresor y usurpador. Son una muestra clara de la mentalidad de los que se avergüenzan del patriotismo.
Preocupante panorama, pero Jauretche dijo: “cuando más negra es la noche, más cerca está el amanecer”. ¡Dios lo oiga!
(*) Banco Central de la República Argentina.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

domingo, 25 de septiembre de 2016

EL ABANDONO DEL INTERIOR PROFUNDO
¡Arréglense como puedan!, es lo que el Ministro de Transporte Dietrich dijo, con solo un poco más de “elegancia”, a un grupo de empresarios y funcionarios de La Mesopotamia, cuando le fueron a reclamar por la reactivación del entonces llamado Ferrocarril Urquiza.
Es lo mismo que significa la burda respuesta del Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda Rogelio Frigerio, cuando a las quejas por importaciones de manzanas de Chile, expresó que “las que se fabrican en Chile son distintas” ¿manzanas que se producen en fábricas? ¿Y los productores del Alto Valle del Río Negro…que se mueran de hambre?
Es como la hipócrita y soberbia expresión del Ministro de Agricultura Buryaile, quien ante las quejas de los productores de hortalizas y verduras del Conurbano Bonaerense, por su crítica situación por los bajos precios que perciben y por la caída del consumo (mientras los gobiernos nacional y de Buenos Aires se desentienden y miran para otro lado) dijo con arrogancia “vayan a vender a la feria”. Ese Ministro tampoco hace abonar el Fondo Nacional del Tabaco, pese a tener partidas aprobadas en el presupuesto. Ese Fondo es crucial para los sacrificados productores tabacaleros de Misiones y de algunas provincias del NOA. Pero claramente los problemas sociales que esa falencia ocasiona, no les preocupan a los actuales gobernantes.
Como Aranguren, personero británico Ministro de Energía, que esconde datos esenciales de costos, y solo le preocupan –evidentemente- los negocios rápidos y muy rentables para la petrolera a la cual pertenece y otras empresas vinculadas a los gerentes y dueños corporativos que hoy “atienden de los dos lados del mostrador” manejando todos los resortes del actual gobierno ultra neoliberal de Argentina.
Como Patricia Bullrich, Ministra de Seguridad, que vive denunciando fallidos y falsas noticias, que dice ver conspiraciones terroristas en todos lados con datos falsos o directamente delirantes, pero que en cambio demuestra estar muy presta para reprimir duramente toda manifestación popular, por más plenamente justificada que esté y sin importar lo pacíficas que puedan ser. Para eso tiene prestas a las Fuerzas de Seguridad, y pretende sacar a la calle a reprimir a las Fuerzas Armadas (llevándolas lejos de su función de Defensa Nacional). Y claramente, para “calmar conciencias” les aumentó considerablemente los sueldos
(trascendió que se los duplicó, a valores nominales), cosa de poder romper cabezas de manifestantes, sin remordimientos (total son solo “civilachos” dicen algunos fósiles vivientes de la cavernaria era del siniestro “proceso”).
Como el Ministro de Educación Esteban Bullrich, quien en medio de amplias sonrisas y de declamaciones de “esfuerzos y mejoras en la educación”, paró drásticamente las inversiones en nuevas escuelas y remodelaciones de las existentes (1.736 escuelas nuevas en los pasados 12 años-¡ni Perón hizo tantas!), desarticuló de hecho los planes de entregas de Netbooks a los estudiantes, frenó los planes de financiación a jóvenes estudiantes, desarmó el Plan Fines que pretendía alfabetizar y completar estudios básicos a los miles de argentinos que por diversos motivos estaban –y hoy vuelven a estar- excluidos por completo de todo el universo del conocimiento; desfinanció a las Universidades Nacionales existentes concentrando el presupuesto en la UBA –unitarismo expreso- y congeló la creación de nuevas Universidades, etc. ¡Claro que es acorde al pensamiento presidencial, quien se manifestó escandalizado por la creación de “tantas” Universidades Nacionales! “¿Qué es eso de crear Universidades por todos lados?, dijo públicamente Macri”. Seguramente es del pensamiento oligárquico que cierra los claustros universitarios a todos lo que no pertenezcan a los “selectos” y excluyentes grupos de las minorías oligárquicas. ¡Claro, es tan peligroso que la gente piense y razone por su cuenta!
No solo están provocando una desindustrialización forzosa y el quiebre de todos los proyectos estratégicos de investigaciones (como satélites, vectores – cohetes-, armamentos, nuclear, aeronáutico, naval, ferroviario, etc.), sino que están empujando a las provincias a un endeudamiento brutal e irracional, al
 desfinanciarlas suprimiendo las retenciones al agro y la minería, los impuestos a la riqueza y a las actividades especulativas-financieras; ¡no! peor aun están buscando hacer inviables a las economías alejadas del núcleo duro de la Pampa Húmeda (la
única región que le importa mucho a las oligarquías campera, financiera, etc.), para reeditar aquel siniestro concepto del impresentable Cavallo y su grupo de filibusteros de las finanzas y agentes activos de la Banca transnacional, cuando creó la perversa idea de “las provincias inviables”, que era el pasaporte “intelectual” que abría el camino hacia la balcanización, lo cual era sin duda el
proyecto y el fin último que perseguían los Banqueros de la Crisis y del Caos.
Las provincias históricamente excluidas, al carecer de medios de transporte económicos (ferrocarriles, transporte fluvial y marítimo de cabotaje), quedan sujetas a la tiranía monopólica de los costosos camiones, y el cerco de logística cara que ahoga a esas economías provinciales, se completa con los servicios esenciales que serán llevados a valores impagables (agua potable y cloacas, gas natural, gas envasado en las áreas excluidas de los gasoductos, petróleo y
derivados, teléfonos y telefonía celular, etc.), mientras se degradan servicios sociales imprescindibles (salud pública, educación, seguridad). 
¡Perfecta receta del caos autoinducido por las oligarquías excluyentes! Ya lo vivimos en el cuarto de siglo neoliberal (1976-2001), sobre todo en los años ’90; antes en la década infame (1930-1943); sin olvidar al período del unitarismo mitrista (1862-1916).
Mientras tanto, al son de la desinformación activa de los  mercenarios de la comunicación, grandes sectores de la población siguen clamando hueca e irracionalmente “contra el populismo”, “contra la corrupción” (sin siquiera pensar cuanta información de corrupción muy acentuada les es escamoteada en los noticieros, como “los sobrecitos de Michetti” y su contrabando de alhajas desde Chile, las cuentas en paraísos fiscales del presidente y sus allegados, las vinculaciones de varios de sus ministros con la Banca transnacional que nos ahogó y ahora nos vuelve a ahogar financieramente, las “operetas” del dólar futuro y la timba financiera vuelta a orquestar luego de los desfalcos gigantescos de los años ’90, los aprietes y amenazas a los jueces que no son felpudos dóciles al poder instalado, y el listado sigue.
Y todo principio de dignidad y soberanía nacional es tirado por la borda, lo cual sigue sin ser advertido, por el núcleo duro de los “proceseros – macristas” y otros muy confusos patrioteros de bandera, para los cuales el odio reconcentrado y/o la  desinformación crónica evidencian impedirles razonar con objetividad y el mínimo de coherencia imprescindible para no terminar siendo marionetas de los intereses antinacionales, que su patriotismo declamativo dice enfrentar.
Mientras, con los aplausos de los “progres” fuera de foco, siempre
antinacionales (trotskos, marxistas, anarquistas, etc.), las ONGs británicas siguen inoculando ponzoña antinacional, bajo las falsas coberturas de ultra ecologismo, ultra indigenismo, derechos humanos, y otras carátulas.
¡Patético y preocupante, el cuadro de situación de nuestra querida República Argentina, y de nuestra Patria Grande!
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 17 de septiembre de 2016

ESTENTÓREOS SILENCIOS
De los muchos que por simple “odio anti K”, destilado con sádica inteligencia por los comunicadores y los equipos que les daban letra (sociólogos, psicólogos, antropólogos, políticos del establishment, etc.), que en consecuencia apoyaron fervorosamente a Macri y su proyecto; son contadísimos los casos de los que hicieron el “mea culpa” y asumieron la tremenda magnitud del craso error de apoyar con el voto y la militancia ciega, el retorno del neoliberalismo apátrida, hoy en su versión recargada.
Incluso varios errores significativos incurridos en los doce años anteriores, así como puntuales hechos impresentables, no excusan que deban ser analizados histórica y políticamente fuera del contexto general que incluya variables macro en lo económico, lo social y lo geopolítico, como lo presentan los mercenarios de la comunicación. Tampoco pueden alegarse groseras ignorancias respecto a los frondosos prontuarios de las cúpulas hoy gobernantes, ni de las acciones y consecuencias de las mismas, perpetradas con inaudita rapidez en tan solo nueve meses, por más que los medios concentrados y los poderes establecidos eludan y/o intentan tapar “fabricando” otras noticias.
Algunos, en el colmo de la incoherencia geopolítica, hicieron fervorosa e incluso agresiva propaganda “por el cambio”, evidenciando no solo una notable ignorancia política e histórica, sino un preocupante grado de ceguera conceptual, pues se autoasumieron como “patriotas” liberales, lo cual es un contrasentido total, pues son conceptos opuestos, antagónicos.
Que los “Doña Rosa” y “Don Pepe”, gente generalmente buena pero muy desinformada y muy fácilmente “taladrables mentalmente” por los medios de comunicación masivos, sigan inmersos en sus profundas confusiones, puede entenderse, pues se manejan con informes de comadres, poco más o menos.
Pero los que por formación o por decidida vocación deberían tener el auténtico patriotismo como norte indeclinable, y que pese a todas las groseras evidencias de actos claramente perniciosos a los Intereses Nacionales, perpetrados por el actual “gobierno corporativo transnacional”, siguen negándose a razonar y a reconocer lo muy erradas de sus posturas, ya resulta difícil de entender y pasar por alto.
Malvineros y antárticos, civiles y militares –argentinos al fin- que se jugaron la vida y pasaron sacrificios por defender la soberanía argentina, y que hoy “se quedan en el molde” sin siquiera asumir la magnitud de sus erradas posturas, es incompresible. Solo entendible en el marco de la muy profunda colonización cultural de la cual está siendo presa nuestra Argentina, existente desde antes de 1810, pero muy acentuada desde 1955 en adelante.
Les caben “las generales de la ley” a los intelectuales, que por “purezas de principios”, con sus errores y confusiones conceptuales terminaron haciéndoles el juego a los personeros locales del neocolonialismo del siglo XXI (tema al que me referí específicamente en uno de mis libros).
Están también los que por profunda cerrazón mental, rápidamente califican de “zurditos”, “subversivos” o similares, a todos los conceptos que pese a lo claros que pueden ser, les resultan incomprensibles…o intolerablemente molestos, en vez de servirles para razonar.
Deplorables los pocos casos de los que no sabiendo que hacer, terminan diciendo “bueno, a nosotros nos aumentaron mucho los sueldos” (leído en Facebook), o los de otros que incluso en tono burlón afirmaban “acepto cualquier cosa antes que sigan ‘estos’ “ (por el peronismo y/o el kirchnerismo). ¿Habrán tomado conciencia que “cualquier cosa” incluye la pérdida total de soberanía e incluso la hoy peligrosamente cercana balcanización de nuestro país?
Como cuenta la historia, dijo Belgrano al pasar a La Eternidad, “ay, Patria mía”.
Muy atentamente.
17/09/2016
CARLOS ANDRÉS ORTIZ

jueves, 15 de septiembre de 2016

NACIONALISMO DECLAMATIVO O CHATURA DE ANÁLISIS – LAS PROFUNDAS CONTRADICCIONES DE LOS QUE SE DICEN “NACIONALISTAS” Y ASUMEN IDEAS DEL LIBERALISMO ECONÓMICO EXTREMO.
Respuestas a dos recientes notas cargadas de nacionalismo declamativo y liberalismo apátrida en los hechos.
Se omiten los apellidos, de un profesional allegado al ámbito castrense, y un militar retirado de alta graduación.
El profundo grado de confusiones que evidencian tener, está en línea con la subordinación ideológica extrema a los intereses de las potencias neocolonialistas, impuesta en Argentina a partir del golpe de Estado pro británico de 1955, tendencia acentuada en 1962 y 1976.
El Dr. XXX sigue omitiendo el nudo de la cuestión, pues surfea por arriba sin tocar la profunda colonización mental de militares, civiles allegados y civiles en general, que no entienden la elementalidad de ser incompatible el liberalismo rampante o encubierto, con el declamado patriotismo; liberalismo que muchos defienden de hecho (como Gómez Centurión, y claramente el Coronel Retirado YYY con su “procesismo” claramente visible), terminan fungiendo como meros nacionalistas declamativos y en los hechos subordinados a los intereses neocolonialistas que nos amenazan y nos agreden de hecho. Hasta donde pude leer, nunca XXX condenó al neoliberalismo, el mismo que hoy está destrozando el país. Ver datos macro económicos y macro sociales, y ver la realidad, sin anteojeras mentales ni furibundias irracionales anti K.
Resultó patético el “razonamiento” (vulgar repetición de las muletillas que imponen los medios concentrados alineados con la SIP y EEUU), en un comentario anterior del Coronel Retirado YYY, de desprecio al gobierno venezolano, no entendiendo ni por las tapas que allá las FFAA son columna basal del sector político que se opone a los avances de las potencias tradicionales, pues esas FFAA, a diferencia de lo que evidencian muchos de los opinantes de las nuestras, tienen clara conciencia de las profundas ramificaciones geopolíticas de los hechos que están sucediéndose en todo nuestro subcontinente.
Siguen sin entender que la base es analizar quienes piensan “en clave nacional”, y quienes, como hoy los neoliberales corporativos en el gobierno, están claramente posicionados en la vereda opuesta.
El visceral odio anti K del Coronel Retirado YYY, común en muchos retirados y sin duda unos cuantos militares en actividad, les impide razonar con objetividad y sentido básico de los Intereses Nacionales.
Por caso, en la Antártida, Macri ganó por goleada. ¿Y como los premia? Vendiendo de apuro la sede del Instituto Antártico, y resignando vilmente soberanía en Malvinas y el Mar; además de subordinar nuestras FFAA a las británicas. Pero para entender todo esto, tan básico, se requiere pensar sin anteojeras mentales.
Escribo esto con profundo dolor de argentino que ve como se está en camino a la disolución nacional.
Hago pública esta respuesta, pues atañe al Interés Nacional.
Atentamente.
14/09/2016
CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Esta nota fue remitida a los opinantes y su círculo de allegados, sin respuesta hasta hoy.

martes, 13 de septiembre de 2016

ARANGUREN Y LA MÁQUINA DE IMPEDIR – ACERCA DE LAS HIDROS EN SANTA CRUZ Y OTROS TEMAS ENERGÉTICOS
Contexto general del tema.
Dentro de la nutrida batería de medidas que a paso forzado implementó el actual gobierno neoliberal de Argentina, la abrupta paralización de las obras públicas fue pieza crucial para lograr sus claros objetivos de provocar artificialmente una severa crisis socio económica, frenar la economía, aumentar brutalmente la tasa de desocupación y con ello bajar los salarios reales, concentrar la riqueza y desarticular e incluso desmantelar el considerable desarrollo industrial y tecnológico que había logrado nuestro país.
De un modelo neokeynesiano o de “capitalismo de Estado”, que con aciertos y errores fue claramente inclusivo; se pasó abruptamente y sin escalas al neoliberalismo más crudo, de economía subdesarrollada y claramente anti industrial, en cuyo contexto “sobra” la mitad de la población argentina. En el actual esquema, el acceso a los servicios públicos no es ni remotamente un objetivo de gobierno; más bien sus capitostes se precian de excluir adrede a “los grasas, los morochos y pajueranos” (al pueblo común, a los no “puramente” caucásicos –blanquitos-, y a los de fuera de la Pampa Húmeda).
Dos conjuntos de obras de gran envergadura y notable importancia estratégica, energética y económica, que habían comenzado y contaban con gran número de personal calificado trabajando, son la central nuclear Atucha 3, y el complejo hidroeléctrico del río Santa Cruz, formado por las presas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, ex Cóndor Cliff y La Barrancosa.
No bien asumido Macri, de un plumazo las paralizó, e incluso dijo que se cancelarían definitivamente sus construcciones, basándose en harto discutibles argumentos de “eficiencia”, “transparencia” y “racionalidad”, e incluso “al voleo” se acusó de incurrir en sobreprecios y otras figuras de peculado por parte de los constructores y sus fuentes de financiación. Dentro de los muchos exabruptos que casi a diario incurre el Presidente, dijo que “existen 19 tecnologías de generación de energía más eficientes que la hidroeléctrica”; como eso es burdamente falso, nunca lo ratificó ni explicó…
La apresurada y avasalladora metodología de acción (que fue calificada como “una motosierra en un quirófano”), virtualmente llevándose todo por delante a los decretazos de supuesta necesidad y urgencia, en el claro afán de desarticular el modelo de economía neokeynesiana, industrial/tecnológico y socialmente inclusivo, que estuvo vigente, tuvo uno de sus primeros serios obstáculos en la escueta pero firme respuesta que el Estado Chino hizo pública inmediatamente, con un total mentís a las osadas e infundadas acusaciones de delitos en los procesos de adjudicaciones y financiaciones de ambos conjuntos de grandes centrales eléctricas.
Ante las diplomáticas pero muy fuertes respuestas de China a los exabruptos macristas (acostumbrada la oligarquía local a tratar al resto de los comunes mortales como los patrones de estancia feudales lo hacen con la peonada indefensa), el gobierno neoliberal debió dar marcha atrás, y seguramente para intentar “salvar la ropa” ante la desairada posición, se abocó a renegociar ambos contratos de obras, claramente buscando excusas para justificar el desplante inicial a China y la dura respuesta recibida.
Por otra parte, “nada nuevo bajo el sol”, pues es una constante que los gobiernos ultra conservadores en lo político y ultra liberales en lo económico, operan como “socios menores” de las petroleras y gasíferas transnacionales, en particular los grandes pulpos energéticos anglosajones. Consecuentemente, siempre se han opuesto a las energías hidroeléctrica y nuclear, por ser competencias insalvables, para las costosas (por KWh) y contaminantes usinas termoeléctricas, grandes devoradoras de gas natural y petróleo. No pudo sorprender entonces, que el actual gobierno, de neoliberalismo recargado, haya intentado anular los proyectos de Atucha 3 y de las hidros en Santa Cruz.
No es ningún secreto para quienes conocemos el tema energético, que desde hace poco más de 3 décadas, otros actores muy activos, claramente con jugosos presupuestos y con libretos escritos en el riñón del G 7 (1), están interviniendo con constantes y crecientes participaciones, influyendo cada vez más en la opinión pública, basándose en refinadas técnicas de cooptación mental, en la institucionalización de gruesas falsedades técnicas, y operando sobre dos costados muy sensibles del pensamiento del ciudadano medio, por lo general nada conocedor del complejo tema energético. Esos dos flancos en los que atacan preferentemente, son el miedo y la sensiblería. Son las ONGs, en particular las pseudo ecologistas, las que claramente utilizan técnicas goebbelianas (aquello de “miente, miente, que algo queda”), para lo cual se aseguran tener amplios titulares para sus usuales y constantes “denuncias”, mientras que los aceitados contactos con los medios de difusión y periodistas varios de dudosa profundidad conceptual, cuando no vulgares mercenarios de la comunicación, les garantizan que las desmentidas que son consecuencia de muchas de sus estentóreas “denuncias” apenas sí ocupan pequeñísimos lugares en letras pequeñas y en páginas interiores de los diarios, mientras que por lo general ni siquiera se comentan en radio, TV, y son casi imposibles de ubicar en portales electrónicos. Con eso, las mentiras quedan instaladas en el subconsciente colectivo, y el “prestigio científico” de las mentirosas ONGs “ecologistas” queda a salvo para el común de la gente.
En ese marco, hubo fuertes cruces de opiniones entre el anterior Ministro de Planificación y actual Diputado Nacional, Julio De Vido; y el actual Ministro de Energía, accionista de y operador claro de la petrolera anglo holandesa Shell y sus asociados menores (entre estos, los de las “energías renovables”). En eso terció el siempre bien fundamentado Federico Bernal y su equipo técnico de OETEC.
La “respuesta” de Aranguren, difundida en Ámbito Financiero el 06/09/2016, tiene “mucha tela para cortar”…y de la gruesa. Se intentará ser breve.
Discutibles y/o pobres argumentos de Aranguren.
- Insiste el ministro de Shell, en el remanido argumento de “crisis energética”, acorde al otro repetido “argumento mayor” de la supuesta “pesada herencia”; dos figuras retóricas creadas para justificar los ajustazos a escala dantescamente apocalíptica, que este neoliberalismo recargado está implementando para encorsetar a la -hasta 2015- creciente e industrializada economía argentina, en un sistema feudal desindustrializado adrede, y subordinado a los poderes externos, acorde al modelo unitario / mitrista, siempre tan caro a los sueños de poder interno sin límites de ciertos sectores
excluyentemente oligárquicos, y a la subordinación explícita como colonia de la potencia de turno.
- La falacia de la “crisis energética” se cae si se analizan los fuertes crecimientos de la Potencia Instalada del Sector Eléctrico, las cuantiosas y estratégicas obras de interconexión en Alta Tensión (antes siempre postergadas por los “expertos” neoliberales); si se evalúan los indicadores claramente crecientes de las producciones de petróleo y gas, que de haber seguido al mismo ritmo hubieran madurado en un quinquenio, año más o menos; el crecimiento e inversiones que desarrollaba YPF; las ampliaciones de acuerdos de provisión de gas y ahora de energía eléctrica con Bolivia; el abastecimiento de combustibles líquidos sin cuellos de botella al mercado interno, como padecimos cuando los “eficientes privados” con Repsol y Shell a la cabeza intentaron prefabricar un cuadro de desabastecimiento; y otros indicadores similares, que desmienten la falsa “crisis energética”.
- Cierto, como dice Aranguren, que ahora importamos petróleo y gas, siendo que antes exportábamos. Lo que no dice es que el cuadro de exportaciones desenfrenadas, perpetrado en los años ’90, fue una maniobra de las petroleras extranjeras para “hacer caja” rápidamente con nuestras reservas de hidrocarburos, trabajosamente logradas por YPF en décadas previas de trabajo. Tampoco dice Aranguren, que los instigadores y perpetradores de las privatizaciones salvajes del sector energético, ejecutadas en los gobiernos neoliberales del menemato y el delarruato, son los mismos que luego se pusieron el traje de “salvadores de la patria” con el bonito rótulo de “exsecretarios de energía de la democracia”, en aquel doloroso período que algunos llamamos la partidocracia cleptocrática. Entre esos mismos “expertos energéticos” y otros sumados al equipo de asesores de Aranguren (2), está el que paralizó el Plan Nuclear (con miras al desguace posterior) desde el alfonsinato (Lapeña); otro que pretendió transformar (destruir) Atucha 2, desjerarquizándola como simple central a gas (Bastos); el que fue incapaz de solucionar la crisis eléctrica producida al fin del gobierno de Alfonsín (Apud); un par (o más), cuyos nulos niveles de patriotismo los llevaron a ser testigos contra Argentina en juicios ante el CIADI (Montamat – Chambouleyron); y todos ellos instigadores de las “privatizaciones salvajes” de los ’90, con cláusulas de riesgo cero para los inversores y costos adicionales para el Estado Argentino, los que además no cumplieron las inversiones pactadas en los contratos de privatizaciones, lo cual provocó faltas muy acentuadas de infraestructuras en Transmisión y Distribución, así como renuencia a invertir en Generación, desde un par de años antes al descalabro general de 2001. Nada de eso parece “recordar” Aranguren.
- Los niveles de importaciones de energía actuales serían perfectamente manejables, en una economía en expansión como estábamos antes del macrismo, y con los fondos de las retenciones al agro y la minería, que “generosa” y muy apresuradamente se derogaron, descalabrando el Presupuesto Nacional y los Presupuestos Provinciales y Municipales. Claramente los indicadores no muestran “crisis” como argumenta Aranguren; más aun si se consideran las fuertes inversiones en exploración y explotación de petróleo y gas convencional y no convencional, que estaba realizando YPF, hoy frenadas abruptamente por medidas de supuesta “racionalización” (léase achicamiento) del neoliberalismo en el poder.
- Por el contrario, al comienzo de su gestión ministerial, el ex CEO de Shell descalificó el objetivo prioritario del autoabastecimiento, al afirmar que “no es una prioridad para Argentina” (a contrapelo de toda la frondosa experiencia histórica nacional y mundial, que demuestra el elevadísimo valor estratégico de no depender de importaciones energéticas). ¡Pero hoy se escandaliza por importar el 15 % de los energéticos que consumimos! Doble discurso, que le dicen.
- Sus argumentos a favor de los achicamientos forzosos de las hidroeléctricas N. Kirchner y J. Cepernic, revelan un desconocimiento profundo del tema eléctrico, salvo aviesa animosidad de tergiversar y falsear la verdad. Vayamos por partes:
Falacias argumentales para el achicamiento de las hidros.
 Presenta como “una ventaja y un ahorro de inversión” la reducción de tres turbinas, lo cual es una burda falacia, que revela ignorancia de aspectos claves del Sector Eléctrico, o demuestra una aviesa intencionalidad de falsear o tergiversar conceptos. Con el “achicamiento” al suprimir 3 de las 11 turbinas originales, y la reducción de la cota (altura del dique) de al menos una de las dos presas, se las reduce de su rol principal original de Centrales de Punta a un subalterno rol de Centrales de Base. Supuestamente, no se afectará el volumen total de energía generada, pero sí en cambio disminuirá sustancialmente el valor real de la energía. La energía de punta es la de mayor valor real, de hasta 5 veces el valor de la energía del valle y 3 a 4 veces el valor de la media. Eso es así pues evita invertir en sobreequipamientos de generación (pues los cuellos de botella se producen en horarios pico), y evitan utilizar las máquinas menos eficientes, las más costosas por KWh. Eso es el ABC de la energía eléctrica. ¿No lo sabe Aranguren, o lo oculta maliciosamente? Como reconoció ser un improvisado (“estamos aprendiendo sobre la marcha” dijo con desparpajo), bien puede ser ignorante de algo tan elemental. El 12/09/2016 se publicó que la reducción de potencia será aun mayor que la inicialmente difundida, 470 MW; ¿así combaten la supuesta “crisis energética”?
 Al reducir las cotas de las presas, reduce la capacidad de almacenamiento de agua, con lo cual afecta sin solución a posibles beneficios complementarios de esas grandes obras, como la provisión de agua para uso humano, riego e industrias. Claro ideario unitario, centralista, que en nada considera los potenciales efectos positivos en provincias alejadas del “núcleo privilegiado” de la Pampa Húmeda.
 Actuando en tándem con las ONGs británicas que con la usual metodología del miedo y el escándalo, acusaron falsamente a esas obras de alterar o “poner en riesgo” el glaciar Perito Moreno, pretendiendo justificar los achicamientos de obras con ese argumento, demostradamente mendaz, tal como lo afirmaron afamados profesionales, como el Ing. G. Malinow y el propio Comité Argentino de Presas, de reconocida solvencia y experiencia técnica. De la misma forma se oponen a la Central Carbonífera de Río Turbio y presionan por el cierre de la mina, que es impedirnos producir carbón y despoblar una estratégica ciudad del extremo sur; es muy claro que el atraso y el despoblamiento de La Patagonia es un objetivo geopolítico británico, y para eso utilizan a sus agentes, como Greenpeace, WWW F. Vida Silvestre, y de hecho Aranguren –CEO, accionista y operador de la británica Shell-, secunda ese accionar.
 Bajo un criterio federal, las grandes usinas eléctricas, sin perjuicio de estar interconectadas, deben servir prioritariamente para el desarrollo de la provincia y la región en la cual están emplazadas. El unitarismo excluyente hoy gobernante, enfatiza servir al núcleo del poder (Pampa Húmeda), dejando a las provincias periféricas (en el caso Santa Cruz) con “los pequeños vueltos” de las regalías y similares. En forma un poco más “elegante”, ese es el criterio defendido por Aranguren.
 La línea de interconexión de las dos hidros santacruceñas, como usualmente se hace, deberían licitarse aparte, evaluando las alternativas, para lo cual existe tiempo más que suficiente, pues es una obra de menor complejidad y envergadura que las dos hidros. Nada de la improvisación que Aranguren endilga al gobierno anterior. Sacrificar Potencia para hacer la interconexión, es como dejar de comprar un auto cambiándolo por una moto, con tal de hacer de apuro el garaje. Un absurdo, o una premeditada mala intención.
 Las muy promocionadas “renovables” (solares, eólicas, etc.) son en realidad mucho más costosas por KWh, no sirven como tecnologías de base, contaminan y representan una hipoteca a futuro para la economía argentina. ¿Por qué se tergiversa el tema, en el cual las grandes petroleras anglosajonas fungen de socios, dado que las “renovables” necesitan el respaldo “en caliente” (funcionando) de usinas convencionales)? Desarrollé el tema en mi libro “Los Profetas del Caos”, disponible en mi blog. ¿No sabe eso Aranguren?
Algunos hechos que no puede/no quiere, explicar.
- Siete de las primeras ocho licitaciones de compras de combustibles líquidos, “casualmente” beneficiaron a Shell, la empresa “de” Aranguren.
- Pudiendo comprarse gas natural más barato a Bolivia, se compra gas extra continental, vía Chile (que no lo produce), a precio mucho más caro. La firma proveedora sería Shell, según trascendió. Eso no fue aclarado por el Gobierno Nacional.
- Aranguren no pudo justificar técnicamente los brutales tarifazos, y se niega a suministrar el costo del gas a boca de pozo.
- Ética y legalmente, Aranguren no debe ser Ministro, dadas sus recientes (como CEO) y vigentes (como accionista) de Shell.
- Las retenciones condonadas a los sectores agrícolas concentrados y a la mega minería, sobraban holgadamente para solventar los subsidios de los servicios públicos, y hubiesen permitido una suave y coherente quita gradual de los subsidios, sin ahogar a las clases medias y bajas, a clubes de barrio y a miles de industrias y comercios.
- Las petroleras y gasíferas extranjeras, estarían disfrazando como pagos de servicios, a vulgares cuantiosas transferencias de ganancias a sus casas matrices.
- El lucro cesante por postergar al menos un año Atucha 3 y las hidros de Santa Cruz, se estiman en 10.930 GWh, lo que obligará a quemar combustibles fósiles en cantidades enormes, entre 2.200 a 2.700 millones de litros anuales adicionales de gas oil o combustibles equivalentes (3)
- El tema no se agota.
Reflexiones finales.
Todo configura un caso “de manual” de la “máquina de impedir” con la cual el establishment local ultra liberal y pro  británico / anglosajón busca jibarizarnos y achicarnos a la fuerza, a perimidos esquemas feudales de subdesarrollo crónico.
¡Y pensar que Aranguren le hace el cargo al severo y bien fundamentado crítico Federico Bernal, por haber estado vinculado al anterior gobierno, sin incompatibilidades para ello!
Notable el estruendoso silencio de los locuaces mercenarios de la comunicación, y otros denunciadores seriales varios, como dos conocidas blondas, veteranas y corpulentas diputadas nacionales.
--------------------------------------------------------------------------------
(1) G 7- Grupo de las 7 principales potencias económicas tradicionales –EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia-, hoy fuertemente devaluadas por la crisis sistémica y por el avance de las Potencias Emergentes.
(2) Autotitulados “ex secretarios de energía de la democracia” (E. Apud, J.C Aráoz, A. Devoto, R. Echarte, A. Guadagni, J. Lapeña, D. Montamat, R. Olocco) responsables del proceso de privatizaciones y extranjerizaciones salvajes del Sector Energético, perpetrado entre 1983 y 2001, principalmente desde 1990; con leoninas condiciones de “utilidades aseguradas” para los especuladores inversores a riesgo empresario cero, y bajo o nulo control de las inversiones pactadas en los contratos de ventas o concesiones. Otros “asesores” son Carlos Bastos, vinculado a la desastrosa gestión de D. Cavallo; personero local de Enron, que pretendía quedarse con los Sistemas de Transmisión de Sudamérica y que quebró ante los desmanejos y crisis eléctrica en California, EEUU; y Andrés Chambouleyron, cavallista, indicado como gestor de los tarifazos a dedo, testigo contra Argentina en el CIADI; entre otros. De buenas fuentes trascendió que Lapeña, como Presidente de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), hizo funcionar a las centrales nucleares Atucha 1 y Embalse, bajo un régimen de empuntamiento, con continuas paradas y arranques, para lo cual no están diseñados sus equipamientos; lo que provocó serios daños que las mantuvieron varios meses fuera de servicio. Con esos antecedentes, pretende erigirse en censor y referente del Sector Energético...
(3) Artículo “Energía-achicamientos disfrazados de economías y eficiencia”, disponible en internet y en el blog caoenergia.blogspot.com.ar.
-------------------------------------------------------------------------------
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 10 de septiembre de 2016

SUPUESTOS PATRIOTAS QUE RESIGNAN SOBERANÍA
Al igual que vastos sectores de las clases media y media baja, que votaron a Macri y hoy perdieron el trabajo, o está en serio riesgo, o la plata no les alcanza por las subas de precios y bajas reales de los salarios; la amplia mayoría de los retirados de FFAA y FFSS, así como posiblemente la mayoría del personal en actividad también lo votó, incluso en algunos casos (me lo expresaron) que "prefieren cualquier cosa antes que los Kirchner". Esa "cualquier cosa" incluye no solo destrucción industrial, tecnológica, social, endeudamiento brutalmente patológico y subordinación geopolítica muy clara. Es también resignar soberanía en Malvinas. Los que así votaron y siguen pensando igual hoy, si dicen "patriotas". ¿Todavía no se dieron cuenta de la tremenda contradicción en que incurren, o es real que el "odio anti K" acepta todo, incluso perder todo atisbo de soberanía?
C A O

sábado, 3 de septiembre de 2016

AUDIENCIAS PÚBLICAS - ¿SOLO UN FRENO A LA INSANÍA OLIGÁRQUICA O EL COMIENZO DEL FIN DEL DESMADRE NEOLIBERAL?
Después de las amenazas de todo tipo, proferidas tanto por voceros directos del gobierno nacional (que pronosticaban un “salto al caos total” si el Poder Judicial no convalidaba los brutales aumentos tarifarios), como de los mercenarios de la comunicación, que prestamente sumaron sus “predicciones” cataclísmicas si no se convalidaban las tropelías pergeñadas por Aranguren y sus colaboradores; resultó que no hubo ningún caos adicional a la tremenda suma de estropicios socio económicos muy profundos, ya perpetrados con clara intencionalidad y en tiempo récord, por el noventismo recargado (o esta reedición “civil” del nefasto “proceso” cívico – militar), que es sin duda el macrismo con sus asociados menores y otros acomodaticios varios.
Como iban llevándose todo por delante, con la tibieza o complacencia de muchos del sindicalismo y del arco político supuestamente opositor, el fallo de la Corte Suprema resultó sin duda un fuerte frenazo que se constituyó en indigerible pesadilla para el gobierno de tecnócratas empresarios, acostumbrados a o al menos pretendiendo mandar sin tolerar oposición alguna en sus respectivos feudos; tal como sucedía durante “el régimen” oligárquico instaurado por el mitrismo, y como se reeditó en la década infame (1930-1943), durante la revolución fusiladora (1955-1958), y en el siniestro “proceso” (1976-1983).
Pero ese reciente suceso no debe hacer perder de vista el contexto general y las alternativas fácticas que se vislumbran.
El fallo que frenó, al menos temporariamente, y por ahora solo para usuarios residenciales, las agresiones socio económicas que significaban los descomunales incrementos tarifarios propuestos, provocó euforia lógica pero tal vez desmedida, en los vastos y crecientes sectores sociales que ya se dieron cuenta de lo inviable, retrógrado y excluyente que es el modelo neoliberal en despiadada implementación. Muchos aun no advirtieron que es un proyecto de colonia económica que solo “cierra” para a lo sumo 20 millones de habitantes, menos de la mitad de la población argentina actual.
Buena noticia el fallo, pero sus consecuencias reales pueden ser de muy corta duración y poca efectividad, habida cuenta que el siguiente paso son las audiencias públicas, las cuales si bien tienen (o pueden tener) fuerte efecto mediático –pero seguramente a tratarse con sordina por el enorme conjunto de medios manejados
por el poder neoliberal-, y mucho eco político y social, no son vinculantes; y por otra parte, es bien sabido que los usuales operadores entrenados y con pocos escrúpulos, pueden llegar a manejar las audiencias, a limitar las posturas contrarias al tarifazo, o al menos a “limar” sus efectos reales.
Es decir que la obligación legal de llamar a audiencias públicas, que el gobierno corporativo neoliberal oligárquico pensaba obviar con la técnica de los decretazos y de los hechos consumados, pasó a ser una clara derrota política y un incómodo escollo para el establishment; pero de ningún modo es de por si una barrera infranqueable ni un dique de contención total a la política económica de tierra arrasada (metodología usual de imposición de un modelo destructivamente neoliberal), que con un doble discurso pertinaz está hasta ahora imponiendo con pocas resistencias suficientemente poderosas, el gobierno de Cambiemos.
Lo del doble discurso, en una metodología comunicacional con claros rasgos de perversión muy acentuada, es a esta altura de los acontecimientos, un sello distintivo, de dudosa o nula validez moral, pese a que algunos cuantos intelectuales complacientes o acomodaticios pretendan negarlo o al menos soslayarlo. Tal vez el colmo de la hipocresía comunicacional es pregonar el supuesto objetivo de pobreza cero, mientras intencional y alevosamente se
ejecutan medidas político económicas y sociales que multiplican y acentúan la pobreza y la miseria extrema; al punto que los feroces capangas de los yerbales misioneros, de la primera mitad del siglo XX, parecerían carmelitas descalzas comparados con los ejecutores de la actual política económica.
Dada la intensidad y frecuencia creciente de las protestas que día a día se expresan en las calles y en los medios sociales (habida cuenta de la censura de hecho en la mayoría de los medios comunicacionales convencionales), es previsible que la oposición a las medidas político-economico-sociales, de acentuado corte neoliberal, se acentúen, incluso pese a la represión buscada por
algunos corporativos y con otros proceseros (de los sectores definidos como “patrioteros de bandera” y otros confusos varios) fervorosos exultantes de ganas de implementar represiones con toda saña.
El tema tratado es analizar si simplemente será lo del tarifazo, un obstáculo salvable para los sectores corporativos vinculados con generadoras de electricidad,  petroleras, gasíferas y “ecologistas” extranjeras –principalmente británicas-; o si se erigirá en una barrera que ponga límites reales y un sensible desgaste al desmadre
oligárquico – extranjerizante – neoliberal.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analistas de Temas Económicos y Geopolíticos