Archivo del blog

sábado, 30 de diciembre de 2017

SACRIFICANDO LOS BIOCOMBUSTIBLES EN EL ALTAR DEL LIBRE MERCADO
Aunque los muy desinformados clasemedieros “Don Pepe” y “Doña Rosa”, que se desinforman con los profesionales de la incomunicación pública, no tengan ni idea de tan importante tema, pues no entra en las conversaciones de comadres; aunque “la gente bien” de esa particular clase media – media, o media alta, “que se cree” par de la oligarquía a la que imita en gestos y “pensamientos” pero no en capacidad económica ni influencias reales en el poder, no sepan nada del tema, o tal vez pretendan minimizarlo; aunque los muy cerrados mentales patrioteros de bandera de mentes pre y “pro” formateadas seguramente no tengan ni idea del tema; lo real es que la hasta hace poco floreciente y fuerte industria de los biocombutibles, está hoy en una severísima crisis, a consecuencia del cerrado proteccionismo de Europa y EEUU, que eran los principales mercados de exportación de nuestros muy competitivos biocombustibles.
De prácticamente la nada, de producir muy poco, en muy breve lapso de tiempo pasamos a estar entre los tres mayores productores y exportadores de biocombustibles del mundo.
Ese notable salto cuantitativo y cualitativo se impulsó y concretó en el anterior gobierno, acorde a las medidas de economía keynesiana, con un Estado Nacional activo, presente, promotor del desarrollo y con clara vocación industrial.
Por caso, no es lo mismo exportar soja en bruto, que exportar un derivado industrial, más aun cuando se trata de un bien estratégico, como lo son los energéticos en general, y los biocombustibles en particular.
Pero en el comercio internacional, la muletilla del “libre comercio” no es más que otra de las tantas mentiras en las que se basa el liberalismo económico; doctrina muy promocionada “hacia afuera” por las grandes potencias económicas e industriales, pero nunca practicada “hacia adentro”, pues todas esas grandes potencias alcanzaron ese estatus en base a fuerte intervencionismo estatal y elevado proteccionismo, casi siempre semi encubierto. Es decir, precisamente lo opuesto a lo que predican. Podríamos analizar uno por uno y en profundidad los casos de Gran Bretaña (cuna de la Primera Revolución Industrial, lograda en base al fuerte rol rector del Estado, que puso en práctica exactamente lo opuesto a lo
“predicado” por Adam Smith), de EEUU, Francia, Alemania, Bélgica, Japón, Corea del
Sur, China, Rusia (incluso en la actual Era Putin, en nada comunista), etc.
Claramente el mundo es proteccionista, aunque declame “libertad de
comercio”. En ese contexto, la apertura comercial extrema y la eliminación de todas
las trabas a las operatorias de especulaciones financieras, implementadas
nuevamente por la actual Argentina manejada bajo la férula de los mismos
neoliberales que destrozaron la economía en los años ’90, no solo es una política
suicida, ¡es simplemente estúpida!, y los desastrosos indicadores macro
económicos actuales lo prueban irrefutablemente (aunque los mercaderes de la
información lo oculten o maquillen, para que muchos desconozcan este Titanic en
plena marcha de colisión con múltiples témpanos gigantescos, que es hoy la
Economía Argentina.
Las trabas a nuestras exportaciones de biocombustibles, muy competitivas por
precio y calidad, comenzaron en España, claramente como una vengativa medida,
dolidos por la reestatización parcial de YPF, medida soberana que corrigió en parte
la venta a precio vil de nuestra petrolera estatal, consumada en los años ’90.
Rápidamente, bajo las mismas falaces acusaciones de “dumping” (o sea de
vender a precios subsidiados, lo cual es falso, pues sucede simplemente que
nuestros costos de producción de biocombustibles son mucho menores que los
EEUU y UE), las trabas a nuestras exportaciones nos cerraron –proteccionismo
mediante-, el acceso a nuestros principales mercados compradores.
Con un Estado Nacional activo y proteccionista de nuestros derechos como
país soberano, en el período gubernamental precedente, se hicieron fundados
reclamos, no solo a los países que nos cerraron sus mercados con falsas acusaciones
de dumping, sino a la OMC (Organización Mundial de Comercio), y por cierto se
obtuvieron resultados, que en ese campo son siempre trabajosos, enredados y casi
siempre concretables en el mediano plazo (más de un año).
Ahora en cambio, con “los campeones del libre cambio” de la CEOcracia
neoliberal en el poder, y con el cerrojo informativo casi total, casi nadie sabe que
Macri pretende minimizar el tema, diciendo que “es una cuestión entre privados”.
¡Mentira!, es un tema estratégica en el que el Estado Argentino, si tuviera dignidad,
patriotismo y sentido de Defensa de los Intereses Nacionales, debe intervenir
inmediatamente, incluso denunciando el caso a la OMC, lo cual incomodaría a esas
países que forman el bloque de poder de las Potencias Atlantistas, las mismas que
intentan imponer a cualquier costo el neoliberalismo salvaje, doctrina político
económica que busca desarticular y anular todo poder de decisión soberana en todo
el “resto” del mundo.
Algunas pocas publicaciones especializadas, pese a ser promotoras del actual
nocivo modelo económico, no pudieron dejar de mencionar que el actual contexto
de proteccionismo cerrado de EEUU y la UE, contrastando con la suicida apertura
total y ausencia de acciones del Estado Argentino, llevarán al colapso total, y
posiblemente a la extinción casi absoluta, del que fue uno de los rubros industriales
más dinámicos de nuestra economía.
Y eso claramente también perjudicará “al campo”, o sea a la oligarquía
campera vinculada al cuasi monocultivo sojero. Pero la ceguera estratégica de la
oligarquía tradicional es un mal muy arraigado en ese cerrado y excluyente sector
socio económico, desde siempre mucho más preocupado por cercenarles derechos
elementales a sus peones y a todo el pueblo argentino, que por tan siquiera ponerse
a analizar temas cruciales como este, que conciernen a los Intereses Nacionales.
Prueba irrefutable de eso –entre tantas otras por acciones perpetradas desde
1852 en adelante por la excluyente SRA (Sociedad Rural Argentina) y similares-, es
el silencio e inacción total en el tema, del Ministro Etchevehere, que parecería
mucho más preocupado por cobrar subsidios y “bonos” especiales, que por trabajar
en favor de los Intereses Estratégicos Argentinos y por nuestro pueblo todo, hoy
excluido y llevado a los empujones de tarifazos, bajas de salarios y jubilaciones
reales, a la desocupación masiva y creciente y miseria generalizada; bajo cuyo
contexto general claramente “sobramos” 25 millones de argentinos, sino más.
Para los desinformados y desmemoriados citados en el primer párrafo, se les
recuerda que Etchevehere cobró casi un millón de pesos en concepto de un subsidio
del Banco Nación, que debería haber sido para pequeños empresario rurales
afectados por las inundaciones, no para la oligarquía campera; y hace escasos días,
la SRA le pagó un “bono” por las supuestas “pérdidas” que le significó dejar su cargo
de presidente de la SRA, para pasar a ser Ministro del ramo.
¡Y casualmente, ese bono se pagó casi al tiempo que el mega sector sojero se
benefició con la quita total de retenciones a las exportaciones de soja!
Cero de ética pública, clara operación –ya clásica del macrismo- de ministros
atendiendo de los dos lados del mostrador. Y otra poda a los ingresos del Estado
Nacional, quitando cargas impositivas a los poderosos, mientras a los jubilados se
les quitan brutal e impiadosamente, parte de sus miserables jubilaciones.
¡Pero los colonizados mentales no lo ven, y los patrioteros de bandera siguen
con las mismas concepciones mentales erróneas y lesivas a la soberanía, que los
caracterizaron desde “la fusiladora” (1955) en adelante, y en particular en el nefasto
“proceso” (1976), y ni se dan cuenta que se reeditan las medidas de los años ’90,
que nos llevan a pasos forzados hacia la disolución nacional!
Y en ese contexto, ciertas “progresías” tan llenas de doctrinas foráneas
marxistas o anarquistas, vuelven a demostrar estar faltos de doctrinas o principios
que –como debería ser- prioricen el Interés Nacional.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 21 de diciembre de 2017


ENERGÍA - ENTRE LA GEOPOLITICA EXCLUYENTE Y LAS MEDIOCRIDADES POLÍTICAS DE MUY BAJO VUELO
Solo los muy desinformados pueden alegar desconocimiento acerca de las muy fuertes connotaciones y sesgos geopolíticos –en nuestro caso francamente retrógrados-, que enmarcan el vuelco hacia el neoliberalismo rampante, que pretendiendo arrasar con toda oposición, se posicionó y expandió cuan corrosiva mancha ácida, extendiéndose en Sudamérica.
Y sin duda pretende corroer hasta los cimientos, borrando todo vestigio del Estado del Bienestar, e incluso toda noción de soberanía nacional, apelando para ello a la violencia explícita, la violencia judicial como dócil instrumento, al “disciplinamiento” económico, al accionar mercenario de cientos de trols agresivos en las redes sociales, a la violencia de comunicadores mercenarios y a las agresiones y exclusiones contra los comunicadores que osan atreverse a denunciar algunos de los muchos escandalosos hechos que día a día se suceden, así como la violencia organizada e incluso desenfrenada contra manifestaciones callejeras, a las que se “adosan” violentos bien entrenados y encapuchados, que evidenciarían ser muy afines a alguna que otra fuerza de seguridad, o al menos contar con su benevolencia con tiempo suficiente para perpetrar destrozos y agresiones.
De una política exterior independiente por parte de Argentina y Brasil, líderes indiscutidos de Sudamérica y puntales de la UNASUR, con positivos y muy fructíferos acuerdos estratégicos con Rusia y China, en los que se respetaba nuestra soberanía, y países con los cuales no tenemos conflictos geopolíticos; se practicó un giro abrupto, de 180 grados, de sumisión total, explícita y vergonzosa a las potencias atlantistas (EEUU-Canadá-Unión Europea) y sus aliados menores, como Israel; países agresores, que votaron en contra de Argentina por Malvinas, y que apoyan la base de la OTAN en Malvinas, además de pretender quitarnos la Antártida…o también parte del territorio continental, en el caso británico y sus operadores. El alineamiento con Israel es de particular gravedad, pues echa por tierra la equidistancia argentina en el ancestral conflicto del Medio Oriente y nos mete de bruces en un entorno de odios y agresiones con el cual nada tenemos que ver, pudiendo además enrarecer la muy buena convivencia entre argentinos de diversos orígenes y credos religiosos.
La actual sumisión servil a los atlantistas, “bajó el tenor” de los importantes acuerdos estratégicos con Rusia y China, a un nivel de mero formalismo hueco e inconducente, buscando excusas burdas o incluso impresentables, para congelar o incluso impedir cuatro obras energéticas de enorme importancia estratégica, y dilatar indefinidamente (para diluirlas en la nada) a otras tres importantísimas obras ya preacordadas, con financiaciones y condiciones muy ventajosas para nuestro país.
Esas obras, todas energéticas y en competencia directa con las termoeléctricas y sus “primas hermanas” las eólicas y solares “promocionadas” por la Shell hoy gobernante en Argentina (por eso las desactivaron o demoraron), son:
Con financiación china:
 Atucha 3, cuarta central nuclear ya empezada y amañadamente paralizada.
 Las dos grandes hidroeléctricas en el Río Santa Cruz, empezadas y paralizadas, buscándose su achicamiento, ante lo impresentable de su cancelación, habida cuenta de las fuertes objeciones de China.
Con financiación rusa:
 Chihuido I, importante hidroeléctrica compensadora aguas arriba de Cerros Colorados, con financiación rusa acordada. Macri por dos veces pidió “baja de intereses” que ya eran reducidos, hartando a Putin. Obra por empezar, paralizada.
Además:
 Dos centrales nucleares más acordadas con China, y otra con Rusia, hoy en el limbo de lo pospuesto indefinidamente, paso previo a sus cancelaciones. Con eso se aborta el ambicioso crecimiento del Sector Nuclear y el avance a la tecnología de usinas con uranio enriquecido sin agua pesada. Todo eso acorde a los fuertes retrocesos tecnológicos perpetrados contra nuestro país, por nuestro propio gobierno CEOcrático neoliberal, apátrida por definición.
 También se frenó por achicamiento presupuestario, el proyecto totalmente argentino, de la Central Nuclear Modular CAREM, otro golpe al Sector Nuclear, orgullo de la ciencia argentina, pero ese es otro tema.
Todo lo precedente, es funcional a la acentuación de la patológica dependencia de los combustibles fósiles, a la medida de los intereses oligopólicos de Shell (hoy aberrantemente manejando el Ministerio de Energía mediante un personero pro británico) y de otras petroleras transnacionales, acentuando la debilidad estratégica de Argentina.
Como es habitual, las ONGs ultraecologistas británicas, como Greenpeace y WWF Fundación Vida Silvestre, y otras extranjeras y “locales” vinculadas, aplauden a rabiar esas negativas acciones, habida cuenta que su accionar en realidad opera para empantanarnos en el subdesarrollo crónico.
Esas y otras ONGs ultraecologistas vinculadas, hicieron persistentes y feroces campañas de desprestigio de hidroeléctricas y nucleares, para justificar y promover mediante falsedades y gruesas inexactitudes, las más llamadas “energías renovables”, básicamente eólicas y solares; las cuales no solo son muy caras por KWh, sino que producen energía de muy baja calidad (son intermitentes, no aptas como centrales de base), y necesitan los respaldos de energías convencionales, las que usualmente son usinas termoeléctricas, las cuales deben operar como reservas calientes (o sea funcionando en vacío, quemando combustibles, funcional a las petroleras y gasíferas), todo eso con tarifas caras e indexadas, dolarizadas, muchas ventajas prebendarias, todo armado como gigantesco negocio financiero contra el país y como traba brutal contra nuestro desarrollo industrial.
Pero otros hechos sutilmente vinculados, pasaron casi desapercibidos. La persecución contra Cristóbal López y su socio, más allá de la elusión o demora en depositar impuestos en la que su empresa incurrió, se encuadraría dentro del “disciplinamiento” mediante prisiones preventivas, que desde Milagro Sala en adelante, practica esta CEOcracia que cada vez más se asemeja el siniestro “proceso”.
Si es por prisiones preventivas para impedir acciones de entorpecimiento judicial, sobran causas judiciales, algunas prescriptas por el mero paso del tiempo y la inacción judicial, y otras con “absoluciones express”, contra el propio Macri y su entorno de colaboradores directos (Arribas, Sturzenegger, Aguad, Aranguren, etc.). ¿Por qué la evidente doble vara del Poder Judicial?
Por otra parte, trascendió que la gigantesca empresa petrolera - gasífera rusa Lukoil, hizo firmes tratativas para adquirir el grupo empresario de Cristóbal López, operación con la cual se hubieran pagado todos los saldos pendientes con la AFIP; pero esa operación fue dificultada en grado extremo por impedimentos formales esgrimidos por el Poder Judicial y posiblemente por la propia AFIP.
Con eso, se lleva a la quiebra al grupo empresario, se silenciará al canal C5N, básicamente denunciante serial de las muchas irregularidades del macrismo, y se condenará al despido a miles de trabajadores, acentuando la creciente desocupación, que evidencia ser un objetivo claro de este gobierno neoliberal, que busca bajar salarios en base a las presiones del desempleo y la miseria instalados como triste realidad.
Pero a la vez, se estaría impidiendo el acceso del gigante petrolero ruso al jugoso mercado argentino de los combustibles, con el premio mayor de Vaca Muerta y otros grandes reservorios, hoy oligopólicamente manejado por Shell y con YPF en lento pero firme proceso de nuevo desguace, como en los años ’90.
Y este hecho marca el enfrentamiento entre las potencias atlantistas neoliberales, y sus claros rivales continentalistas y opuestos al neoliberalismo y la globalización salvaje; continentalismo del cual Rusia y China son los principales exponentes y casi los únicos poderes que impiden el avance arrollador neoliberal y las consecuentes destrucciones de los Estados Naciones, en todo el mundo.
Como dijo Thierry Meyssan, hoy las potencias agresoras no buscan el triunfo militar o la sumisión política de los Estados agredidos, buscan su destrucción total.
¡Y todo eso, es Geopolítica pura!
Mientras tanto, con lamentable ceguera conceptual, muchos políticos parecen no saber nada del tema; y muchos militares retirados argentinos, y tal vez varios en actividad influidos por aquellos, siguen mentalmente encerrados en los años ’70, no teniendo ni idea de la actual realidad geopolítica mundial. Y por presionar por indultos, no parece importarles la destrucción nacional, a la que los neoliberales argentinos, con sus complicidades, nos llevan a paso redoblado.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

lunes, 18 de diciembre de 2017

Análisis de nuevas opiniones - Escasa oposición al neoliberalismo apátrida
Haciendo un nuevo análisis sintético de las varias nuevas opiniones expuestas, cabe precisar.
El respetado (en lo personal) Alto Oficial ( R ), ha dado sin duda un gran paso, pues del macrismo rampante y explícito de escritos anteriores, al último en el que evidencia pasar a comprender el gravísimo deterioro que INTENCIONALMENTE están perpetrando los CEÓcratas hoy “reinantes”, ya constituye un cambio importante de esclarecimiento.
Sin embargo, todo indica que aun no salió del enclaustramiento mental en el que están muchos retirados, que no salen de los años ’70, y evidencian no darse cuenta ni tener ni idea que la realidad geopolítica mundial actual es muy otra; y que si hay algún peligro y amenaza concreta, tiene otros orígenes, otros riesgos y otros hechos muy preocupantes, que están operando contra la soberanía e incluso contra la existencia del Estado Argentino.
Tampoco leí mayores preocupaciones, del evidentemente inteligente mencionado Coronel, respecto a los numerosos escándalos precedentes de los actuales gobernantes, ni por la irracional creciente deuda externa, sus desorbitados intereses, por la timba financiera de las LEBACs, por los déficits descomunales gemelos (comercial y fiscal), ni por la desindustrialización forzosa y el desguace de los entes tecnológicos, la miseria y la desocupación crecientes, conformando todo ello y más aun una nueva versión del Plan Morgenthau, que en su marco de inteligencia y cultura general, el citado Coronel no puede desconocer; pero pese a todo ello, recién ahora y muy en parte, empieza a oponerse a esta CEOcracia claramente antinacional.
Respecto a otra opinión, respecto a la necesidad de capacitación de los gobernantes, coincido, pero olvidó mencionar las dotes de PATRIOTISMO que siempre son imprescindibles, y hoy ausentes por completo en el actual gobierno.
Los enredados escritos de otro opinante, que visiblemente busca tener un estilo similar a los del precitado Oficial (incluso en su copiada frase final “es lo que pienso”), siempre avalando el neoliberalismo apátrida y antinacional, ahora “se prende” de la supuesta “amenaza a la democracia”, evidenciando que su concepción de “democracia” es esta creciente tiranía semi encubierta, mal vestida de pseudo democrática.
Otra persona aparentemente opinó, pero no me llegó el texto, pero si es como los precedentes del mismo que en su momento leí, ni vale la pena recibirlo.
Por otra parte, lo lógico es enviar esta opinión al listado completo que recibió la opinión inicial del Oficial ( R ). Si alguien se molesta por recibirlo, no es mi intención, y en todo caso quien se moleste, puede borrarlo sin leerlo.
Muy atentamente.
C A O

domingo, 17 de diciembre de 2017

Análisis de una opinión algo tardíamente crítica al neoliberalismo hoy imperante.
---------------------------------------------------------------------------------
Crítica a postura neoliberal, de un alto oficial retirado de las FFAA, que no obstante su fuerte impronta afín al liberalismo extremo y sus consecuentes profundas confusiones conceptuales (como el oxímoron de considerarse “patriota y liberal”), tiene el nada desdeñable mérito de poder dialogar en un tono respetuoso, sin la altanería, los exabruptos fáciles y las etiquetaciones descalificantes dogmáticas, que en otros afloran con tanta facilidad.
---------------------------------------------------------------------------------
¡Bueno, bueno! Parece que está asumiendo que el gobierno PROsciano es cipayo, vendepatria y antinacional, además de oligárquico y antinacional, estimado Señor Oficial Retirado del Ejército.
Ya es un avance significativo, con relación a su postura precedente, de un macrismo explícito y sin cortapisas.
Como sea, es totalmente incomprensible que alguien que se dice patriota, de buen trato personal sin que demuestre las típicas ínfulas de los oligarcas, de buena cultura general, y que se dice muy informado, haya avalado y apoyado la candidatura y el gobierno de la CEOcracia insensible y antinacional que hoy nos desgobierna adrede. No puedo entender que supuestamente Ud. haya "desconocido" anticipadamente, que Macri es un fugador serial de divisas, un miembro "destacado" de la "patria contratista", contrabandista e involucrado en diversos escándalos en obras públicas, entre otras "virtudes que lo adornan".
Y es incompresible que haya tardado tanto tiempo en darse cuenta de la política de achicamiento nacional y territorial que sin vergüenza alguna aplica, siendo que el propio Macri y varios de sus colaboradores principales dijeron explícitamente que "no entienden de problemas de soberanía", e incluso se mofan del concepto.
Es incomprensible que haya desconocido anticipadamente, en una postura entendible en gente muy poco informada, como los "Don Pepe y Doña Rosa", pero no en alguien inteligente y bien informado, que el macrismo venía a completar las "tareas sucias" del "proceso" y de los "noventistas" para destrozar la economía argentina y su tejido social.
Por otra parte, más allá de los errores e incluso algunos actos impresentables realizados en los doce años precedentes, Ud. y los que "piensan" como Ud., analizan en forma harto sesgada al BALANCE REAL de esos doce años de POLÍTICA ECONÓMICA NEOKEYNESIANA, demostrando en eso ser funcional (seguramente sin mala fe, pero muy negativamente) a la barbaridad conceptual que se inculca en algunos sectores de los Institutos de Formación Militar -y lamentablemente en muchas de las Facultades de Ciencias Económicas de las Universidades Nacionales, cooptadas por personeros del neoliberalismo-, instalando y defendiendo la brutal falacia de la supuesta existencia de solo dos escuelas económicas (liberalismo y marxismo), con lo cual confunden y convierten en marionetas de las  potencias
atlantistas usurpadoras e invasivas, a sucesivas camadas de profesionales y de oficiales de Nuestras Fuerzas Armadas.
El tema no se agota, Ojalá lo medite con objetividad,
Lo expuse y lo amplio semana a semana, en mi blog, en medios que publican mis escritos y en disertaciones en las que me dan cabida, pese a la clara censura de la CEOcracia neoliberal y sus herramientas funcionales.
Tanto a las "progresías" llenas de doctrinas antinacionales funcionales a Gran Bretaña y sus aliados; como a los liberales contumaces y también antinacionales; los pensamientos de clara raigambre Nacional que expongo, les resultan "poco simpáticos". Pero algunos razonan,
 confío que Ud. será uno de ellos. Para las "progresías" mi pensamiento es "facho"; para proceseros gorilas y similares, mi pensamiento es "marxista". No les entra en sus estrecheces
mentales la existencia del Pensamiento Nacional, del cual grandes patriotas como Jauretche, Scalabrini Ortiz, José María Rosa, Juan Domingo Perón y muchos más, son claros exponentes de sólidas fundamentaciones.
Lo saludo con total respeto personal.
C A O

miércoles, 13 de diciembre de 2017

SÍNTESIS - DEMOCRACIA O TIRANÍA ENCUBIERTA
Este tema fue desarrollado en un artículo de mayor extensión, pero en mérito a la brevedad, en este se expone el meollo del mismo, referido al caso argentino.
Es muy claro que la actual democracia formal, cada vez más se asemeja al tristemente recordado “proceso” (1976-1983), como se constata en esta síntesis.
Democracia de muy baja intensidad es la que endeuda irracional pero intencionalmente al país, como posible prolegómeno de la disolución nacional; es la que concentra la riqueza en muy pocas manos, mientras extiende la miseria y el desempleo crónicos; la que desindustrializa adrede y “no entiende” que el Interés Nacional debe primar sobre otros intereses muchas veces mezquinos y sectoriales; es la que persigue a periodistas que no piden permiso ni letra previa para opinar (ni jugosas retribuciones, como trascendió en ciertos casos); es la que utiliza a las Fuerzas de Seguridad para reprimir ferozmente al pueblo, como único modo de acallar las justas y crecientes protestas; es la que persigue a jueces que no se subordinan, mientras les dicta letra a jueces subordinados o que directamente parecerían mercenarios de los estrados, o peor aun, que parecerían oficiar de verdugos para encarcelar y destruir a opositores; es la que a fuerza de carpetazos o tal vez con otros métodos, vuelve dóciles a legisladores opositores; es la que con “la lapicera” presupuestaria doblega gobernadores; es la que pretende imponer al como sea el voto electrónico, que parecería la versión tecnológica del “fraude patriótico” de la muy oligárquica y antinacional década infame (1930-1943); es la que manda reprimir y matar, eximiendo de culpas judiciales a los perpetradores de asesinatos (al menos dos hasta ahora); es la que tiene un presidente que afirma “no entender de soberanía” y lo confirma con su accionar lesivo a la misma; es la que se desentiende y “ningunea” la pérdida del submarino, como si quisiera tapar el posible hundimiento por parte de la potencia usurpadora de Malvinas, mientras La Marina parece perdida en un mar de contradicciones y hechos no explicables; es la que quiere transformar en simples fuerzas policiales, o directamente instrumentos represivos, a las Fuerzas Armadas; es la que evidentemente “negoció” con sectores recalcitrantes “proceseros” sus apoyos a cambio de indultos, sin importarles a esos pseudo patriotas que la moneda de cambio es la
entrega total de la soberanía, como solo mentes muy tozudas o muy adocenadas pueden negarse a darse cuenta de la extrema y creciente gravedad del cuadro de situación general que nos lleva a paso acelerado hacia la disolución nacional.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

martes, 12 de diciembre de 2017

DEMOCRACIAS DE MUY BAJA INTENSIDAD O TIRANÍAS ENCUBIERTAS – NUEVAS METODOLOGÍAS DE LOS PODERES GLOBALIZANTES
Este tema de última tiene fuerte basamento geopolítico, pues se basa en el constante accionar de los múltiples tentáculos al servicio de los grandes poderes financieros y corporativos, que presionan para establecer la globalización a ultranza, disolviendo los Estados Nacionales, cosificar y domesticar a las poblaciones, buscando cercar y anular a los pocos factores de poder real que no se subordinan a los mandatos neoliberales, los cuales actualmente utilizan como punta de lanza a las Potencias Atlantistas y sus aliados/subordinados directos.
El abanico de opciones a ser aplicadas por los semi encubiertos mega factores de poder mundial que persiguen la imposición al como sea, de la globalización salvaje, y de su herramienta político – económica excluyente, el neoliberalismo a ultranza, contempla nuevas alternativas de aplicaciones, de formatos remozados, o en algunos casos relativamente novedosos.
No descartadas totalmente, pues siempre son opciones de última instancia, pero relativamente poco usadas en este agitado siglo XXI (que como acotación de contexto, en lo Geopolítico comenzó en la pasada década del ’90), son las viejas metodologías de las cañoneras, de las intervenciones armadas directas, siempre complejas, de altos costos políticos y de negativas imágenes.
También parecen haber pasado a segundo plano –pero nunca desechadas- las opciones de gobiernos cívico - militares oligárquicos y antinacionales, que en la mitad del mundo se basaban en enemigos ficticios o sobredimensionados que amenazaran al “mundo libre, occidental y cristiano”, que no era ni libre, ni occidental, y mucho menos, cristiano, por el materialismo exacerbado que de hecho inculcaba. Del mismo modo, los gobiernos “primos hermanos” de las dictaduras castrenses, los de “mano dura” con cabezas visibles civiles, siempre apátridas y pro oligárquicas.
Vinculados con los precedentes, los golpes de Estado de formalidades y consumaciones pretorianas, pero de contenido oligárquico subordinado a la potencia de turno, siempre liberales en lo económico, antinacionales y antipopulares en lo político, son una de las alternativas de última instancia, muy “de moda” décadas ha en Íbero América, para abortar o destruir gobiernos “indóciles”, para lo cual las sutilezas de las potencias neocolonialistas suelen encontrar a algunos entorchados de alta graduación y más altas ambiciones personales, de cortas visiones o simplemente mercenarios sedientos de poder, de doble vara, dóciles ante determinados mandatos transnacionales pero duros hasta la ferocidad para con su propio pueblo, al cual desprecian, pese a que provienen de él. Alternativa siempre a mano para los neocolonialistas, poco usual actualmente, pero potencialmente vigente –como en Honduras en 2009-; para lo cual la colonización cultural formatea aberraciones conceptuales, como en Argentina, donde salvo honrosas excepciones los “retirados” en tropel siguen mentalmente encerrados en los años ’70, “persiguiendo zurditos” y repitiendo bobadas, como la supuesta existencia de solo dos alternativas económicas (liberalismo y marxismo), con cuyo adocenamiento transformado en feroz fanatismo, pasan a ser dóciles e incluso serviles peones al servicio de quienes operan para pisotear nuestra soberanía y consumar la disolución nacional…todo “convenientemente” aderezado con mucho himno, mucha bandera pero nulo razonamiento coherente. Dicho eso sin exageración alguna.
Pruebas de las precedentes afirmaciones, abundan. Como un alto oficial retirado, que en su extrema cerrazón mental, tajantemente no dudó en calificar de “subversivo marxista” a todo concepto económico que no sea liberal, negándose a todo razonamiento lógico y por carriles coherentes. U otro alto oficial, con aparente mucha llegada a sus pares retirados, civiles vinculados y posiblemente personal en actividad, que expresó haber conocido personalmente y admirado a los dos grandes estadistas argentinos del siglo XX: Perón y Frondizi…pero que con su accionar apoya a sectores oligárquicos antinacionales y sus brazos castrenses, que fueron los que destituyeron a aquellos grandes gobernantes, progresistas, industrialistas y con claras visiones de futuro y grandeza nacional. Otro caso, de los tantos, un suboficial, que apenas asumido el actual gobierno neoliberal –antinacional por antonomasia-, no dudó en expresar públicamente “ordene Señor Presidente, estamos listos para actuar”, con un servilismo propio de quienes “se salen de la vaina”, deseosos de volver a apalear obreros despedidos, docentes en huelga y otras manifestaciones populares …pero que demuestran no ver las acciones explicitas de entrega de soberanía que día a día acentúa la CEOcracia neoliberal imperante hoy en Argentina.
La aparición de las redes sociales, con su creciente importancia, dio origen a otros tipos de operaciones y contraoperaciones mediáticas, de lo cual es caso más característico hasta hoy, es el las “primaveras árabes”, extendidas cuan reguero de pólvora en Noráfrica y parte del Medio Oriente, y luego formateado igual en Ucrania; de lo cual prontamente se pudo constatar que más que “democracia” o “derechos humanos”, buscaba instalar gobiernos alineados fuertemente al formato neoliberal / atlantista; en clara contraposición a posturas autonómicas no subordinadas al eje anglosajón europeísta (EEUU-GB-UE).
En lo estrictamente geopolítico, esas “primaveras mediáticas” buscaron además aislar y presionar a Rusia y a Irán, países que al igual que China, no se subordinan al eje mencionado. Claro que China, con su aparentemente imparable y creciente poder económico, respaldado por su más que respetable poder militar, es un caso con variables de análisis propias, las que exceden el objeto de este artículo. Estos tres países forman el núcleo duro de las llamadas potencias continentalistas, según las elaboradas conclusiones de Alexandr Duguin.
Los formatos intervencionistas – desestabilizadores de gobiernos “indóciles” evidencian estar en constante mutación y adaptabilidad a los distintos escenarios, siendo cada vez más visible que las intervenciones militares directas, como las reiteradamente aplicadas en el “patio trasero cercano” de EEUU (América Central y El Caribe), y las semi encubiertas acciones de la CIA, como en Chile en 1973, no han sido desechadas, como lo prueban entre otros casos las amenazas de invasión a Venezuela, bajo recurrentes excusas de “defensa de la democracia, de los derechos humanos” y otros conceptos distorsivos similares.
En Venezuela, la variedad de operativos desestabilizantes montados, fueron calificados como “guerra híbrida”, según fundamentadas evaluaciones de Miguel Ángel Barrios y otros reputados analistas geopolíticos.
Otra metodología aplicada para deshacerse de gobiernos “molestos” a las oligarquías locales y a los poderes transnacionales globalizantes, es la de los golpes de Estado de tipo palaciego, consumados por el Poder Legislativo, con pretextos varios como “la corrupción”, “la ingobernabilidad” y otros similares, previamente azuzados por los poderes mediáticos concentrados, ultra liberales y vinculados a entes ad hoc transnacionales, como la Sociedad Interamericana de Prensa, ente cuyo accionar parecería ser dictado por la CIA u organismos similares. Como detonantes para implementar las destituciones de presidentes “molestos”, suelen ocurrir hechos de violencia escandalosa, de los cuales los instigadores reales casi nunca quedan en descubierto, como la masacre de Curuguaty en Paraguay, o violencias callejeras prearmadas u otros hechos conmocionantes, incluyendo el desabastecimiento de alimentos y otros insumos básicos. Ese formato desestabilizante se probó en Argentina, con los alzamientos “del campo” (la oligarquía campera); y en Paraguay y en Brasil lograron las destituciones, para instalar gobiernos oligárquicos, alineados al eje atlantista, y en particular en el caso brasileño, instalando un gobierno escandalosamente corrupto y apátrida. ¡Precisamente los que supuestamente acusan de corrupción a Dilma y a Lula! Es como en Argentina, que el actual gobierno macrista, acusa machaconamente de corrupción al gobierno precedente, para tapar los escándalos burdos que a diario perpetran, riéndose del pueblo en su propia cara.
Democracia de muy baja intensidad es la que endeuda irracional pero intencionalmente al país, como posible prolegómeno de la disolución nacional; es la que concentra la riqueza en muy pocas manos, mientras extiende la miseria y el desempleo crónicos; la que desindustrializa adrede y “no entiende” que el Interés Nacional debe primar sobre otros intereses muchas veces mezquinos y sectoriales; es la que persigue a periodistas que no piden permiso ni letra previa para opinar (ni jugosas retribuciones, como trascendió en ciertos casos); es la que utiliza a las Fuerzas de Seguridad para reprimir ferozmente al pueblo, como único modo de acallar las justas y crecientes protestas; es la que persigue a jueces que no se subordinan, mientras les dicta letra a jueces subordinados o que directamente parecerían mercenarios de los estrados, o peor aun, que parecerían oficiar de verdugos para encarcelar y destruir a opositores; es la que a fuerza de carpetazos o tal vez con otros métodos, vuelve dóciles a legisladores opositores; es la que con “la lapicera” presupuestaria doblega gobernadores; es la que pretende imponer al como sea el voto electrónico, que parecería la versión tecnológica del “fraude patriótico” de la muy oligárquica y antinacional década infame (1930-1943); es la que manda reprimir y matar, eximiendo de culpas judiciales a los perpetradores de asesinatos (al menos dos hasta ahora); es la que tiene un presidente que afirma “no entender de soberanía” y lo confirma con su accionar lesivo a la misma; es la que se desentiende y “ningunea” la pérdida del submarino, como si quisiera tapar el posible hundimiento por parte de la potencia usurpadora de Malvinas, mientras La Marina parece perdida en un mar de contradicciones y hechos no explicables; es la que quiere transformar en simples fuerzas policiales, o directamente instrumentos represivos, a las Fuerzas Armadas; es la que evidentemente “negoció” con sectores recalcitrantes “proceseros” sus apoyos a cambio de indultos, sin importarles a esos pseudo patriotas que la moneda de cambio es la entrega total de la soberanía, como solo mentes muy tozudas o muy adocenadas pueden negarse a darse cuenta de la extrema y creciente gravedad del cuadro de situación general que nos lleva a paso acelerado hacia la disolución nacional.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 7 de diciembre de 2017

Reportaje en Humo y Espejos - ASIA TV
LA DEUDA COMO INSTRUMENTO DE SOMETIMIENTO.

https://l.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fattribution_link%3Fa%3DXM_YBL3YJbo%26u%3D%252Fwatch%253Fv%253DfwIocSeaYsM%2526feature%253Dshare&h=ATOGh5VbS5ESHkBrvBwFK78TVycePrFuIXCMRFmlpmbu52HTqBrwhY3aFB_YJ7JGqJmfyGpSudMKkoOzFK71VWHgkE3hwSsCkQ4G2GRreO0Hc1cMuNIltTqjYN_OHGL8JZQ4sm0A3skxqHVlAQ2EcGKT13wB1SdD0Iru8v3nmw2AwvsrU8fKWTd6MGkwnrcw6kxLGJyFXT7PFeHJEdxJXPOX0vsTQQUi-lma8PMzOyJRSmnfwS2PDA6mAEtNCLUbWXevcKLMAXsOE2Ahm_b_PVKQjDz-SwJTtAo

miércoles, 6 de diciembre de 2017

ACERCA DEL ESCRITO DEL DR. ABUDARA BINI, REFERENTE A GUERRA PSICOLÓGICA Y MALVINAS

Falta en ese amplio informe, que no contradigo, expresar el tristísimo rol de adocenados mentales aparentemente sin retorno, de los patrioteros de bandera y de los civiles que los apoyan, que tozudamente insisten en defender al siniestro y apátrida "proceso", en los hechos a los años '90, y muy activamente al actual gobierno neoliberal, que está entregando soberanía en todos los frentes, está destrozando la economía y el tejido social, y prepara la disolución nacional con diversas maniobras disolventes, entre otras el brutal endeudamiento externo.
No olvidar la "recomendación" de Harry S. Ferns, y el Plan Morgenthau, hoy claramente puesto en vigencia contra Argentina.
¡Pero la estupidez de unos cuantos retirados, contagiada lamentablemente a otros, insiste en seguir anclados en los años '70, enfervorizados "perseguidores de zurditos", mientras la realidad nacional y mundial discurre por otros carriles muy diferentes!
Y entre otras aberraciones conceptuales, siguen sosteniendo que solo existen dos doctrinas económicas, tal como amañadamente siguen enseñando en los Institutos Militares, obrando en consecuencia a favor del apátrida liberalismo (y de su continuador el neoliberalismo), tan antinacional como el marxismo.
Preocupa ver como seguimos a toda marcha, hacia la disolución nacional.


C A O

martes, 5 de diciembre de 2017

Comentario a una respetable carta abierta de la viuda de Giachino, primer fallecido en Malvinas.
Respeto a esta señora, viuda de la primera baja que sufrimos en Malvinas. Pero su pensamiento refleja el imperante en las FFAA y FFSS, que apoyaron a este gobierno apátrida y entreguista, y evidentemente les cuesta reconocer cuan equivocados estuvieron y están todavía. ¡Ojalá semejante hecho de dolor y humillación nacional, haga despertar las mentes y hacerles entender donde está el enemigo, que son las potencias atlantistas, los poderes financieros transnacionales y todos los que operan a favor del neoliberalismo y la globalización salvaje! ¡PUEBLO ARGENTINO, DESPIERTA; SEÑORES MILITARES, DESPIERTEN!


C A O
Accesos más sencillos, a los reportajes subidos a las redes, por el periodista Aldo Battisacco.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=161&v=6mFKwTaMEPA&app=desktop

https://youtu.be/djhEWspRFQg

Accesos más sencillos, a los reportajes subidos a las redes, por el periodista Aldo Battisacco. Grabado en noviembre de 2017, en Buenos Aires, en oportunidad de la visita del pensador ruso Alexadr Duguin.

viernes, 1 de diciembre de 2017

ARA SAN JUAN – CERTEZAS, DUDAS E INCOHERENCIAS – OTROS TEMAS VINCULADOS
Muy dolorosa para todo argentino de bien, la hoy evidente tragedia del submarino San Juan. Estruendosos los silencios, de varios expertos en estrategia, relaciones internacionales y otras especialidades vinculadas, en todos los casos funcionales al establishment neoliberal o simplemente tibios; así como de ciertos usualmente verborrágicos y enjundiosos veteranos de guerra y retirados de las FFAA y FFSS, anclados mentalmente en los años ‘70. Entre todos esos densos silencios, se pudo ver alguna que otra dudosamente ubicada expresión de anónimos o según los casos conocidos opinantes, que contra toda lógica mezclan implícita o explícitamente el tema recurrente (en esos ámbitos) de acusaciones a “la subversión” con el hundimiento de nuestra nave.
Todo eso e innumerables acciones de “guerra híbrida blanda” desplegadas masivamente, mechadas con insidiosos comentarios –tanto de evidente “mano de obra desocupada” (de “servicios” de mentalidades proceseras y antinacionales, barnizadas con terminologías y meras formalidades huecas de supuesto patriotismo), como de mercenarios de la incomunicación que hoy manipulan casi excluyentemente los medios masivos de comunicación- que achacan culpas a “la pesada herencia” (el gobierno anterior), tapando las directas responsabilidades del actual gobierno neoliberal, que evidentemente achicó presupuestos y no ordenó hacer las imprescindibles tareas de mantenimiento con la severidad requerida, que en una nave de inmersión, lógicamente deben ser más severas y seguramente de mayor frecuencia que en naves de superficie. Prueba de ello, es que el submarino, según trascendió y no se desmintió, comenzó su periplo afectado por problemas técnicos.
Los “proceseros – retirados” demuestran –una vez más- estar anclados en los años ’70 y con ello ser funcionales a las potencias anglosajonas y sus aliados atlantistas, o ser de manifiesta mala fe para mezclar los tantos y “tirar la pelota fuera de la cancha”, con lo cual tienden a diluir en la opinión pública las directas responsabilidades de poderes políticos y militares hoy en ejercicio, en el trágico suceso, así como ocultar las fuertes presunciones de una explosión externa, la cual involucraría un ataque por parte de los usurpadores británicos, posibilidad que
incluso mencionó en un conocido diario ruso el destacado y bien fundamentado analista argentino Dr. Miguel A. Barrios.
Avalan esa hipótesis las opiniones de muy serios opinantes, como los Analistas Internacionales Enrique Romero y Adrián Salbuchi, entre otros.
Deplorables las comunicaciones oficiales de La Armada en los primeros días, omitiendo el sensible tema de las explosiones detectadas; y el “silencio de radio” total por parte del presidente y del ministro de defensa, que parecían “desaparecidos en acción” pues ni se los vio ni dijeron nada por largos días.
Mientras que el representante argentino ante el Organismo Para la Prohibición de Ensayos Nucleares, con sede en Viena, informó inmediatamente al gobierno nacional que en la zona en la cual se presume estaría el sumergible, se detectaron dos explosiones sucesivas, no nucleares; por largos días esa información no trascendió al público, y el vocero de la Armada (el único en “dar la cara” por muchos días), fue exponiendo diversos supuestos de fallas y otras hipótesis conjeturales, mientras nada se decía de la preocupante y certera información de las explosiones. Hasta fines de noviembre, el tema de las explosiones se eludió casi por completo en los partes oficiales de la Armada, y poco se menciona en los medios concentrados que operan como voceros de los intereses anglosajones.
Aun después de transcurridos con holgura los días en los cuales la eventual reserva de oxígeno podía durar, todavía se seguía alimentando una hipótesis de sobrevida que salvo milagro ninguna lógica permitía sustentar.
¿Por qué no se informó rápidamente acerca de la certeza de las explosiones; por que se insiste en una explosión interna, si la nave no llevaba explosivos, y si las baterías no pueden estallar, según dijo el Ing. Ariel Garbanz en forma pública en un canal de TV; por qué se omitieron otras hipótesis de causas de estallidos? Sin embargo, otros expertos, entre ellos Konstantin Sivkov, experto mencionado por Sputnik, expresaron que el hidrógeno componente de las baterías, pudo estallar, por falta de mantenimiento ¿Por qué no se hizo?
¿Por qué se le autorizó a navegar, siendo que antes de zarpar trascendió que reportó fallas técnicas, que serían en el sistema de baterías eléctricas, elementos claves para ese tipo de naves?
¿Por qué no se enviaron naves de superficie en apoyo, cuando reportó problemas serios en las baterías que forman el sistema de propulsión, que obligaron a una marcha de regreso muy lenta; y por qué no se lo hizo desviar a un puerto más cercano, en vez de seguir rumbo a la lejana Mar del Plata?
¿Por qué llevaba 7 tripulantes más que la tripulación normal?
¿Por qué los medios concentrados enfatizaron las “ayudas” de EEUU y Gran Bretaña, pero ocultaron y luego minimizaron el rápido ofrecimiento ruso y el consecuente envío de equipamiento y personal altamente calificado para las tareas de búsqueda y eventual salvataje?
¿Por qué el Comandante de las FFAA (el presidente), el ministro de Defensa y el Comandante de La Marina autorizaron un viaje si las condiciones de mantenimiento no eran las indicadas? ¿Por qué la principal colaboradora del “ausente” ministro de defensa Aguad, Graciela Villata, que según se difundió y no se desmintió; carece de toda capacitación necesaria para su alto y muy bien remunerado cargo, y fue en ese contexto de incapacidad manifiesta, la primera en llegar para “coordinar” las acciones de rescate? ¿Qué puede coordinar o mandar, si no tiene ni idea del tema?
¿Y por qué el periodismo –casi todo- omite este y otros vergonzosos hechos de inacción y/o incapacidad de los actuales responsables políticos; al igual que los opinólogos proceseros que envían “severos” comunicados a retirados de las FFAA y FFSS, y seguramente a muchos en actividad, sembrando confusiones, falacias e inexactitudes, que omiten las sospechas fundadas de la presunta agresión británica y de la inacción previa y posterior al hecho del gobierno neoliberal actual, así como otras graves acciones de resignación de soberanía por parte del actual gobierno (al que apoyan) y buscan tirar todas las culpas políticas al gobierno anterior, siendo que el actual es el directo responsable de los desmanejos en dos largos años, tiempo suficiente para solucionar o empeorar cualquier cuadro de situación?
¿Por qué los medios concentrados omiten o a lo sumo apenas mencionan la hipótesis, que el submarino habría sido hundido por un ataque británico?
¿Por qué apenas se dice que los presupuestos para inversiones y mantenimiento de La Armada se redujeron en los dos últimos años (como mostraron efímeramente uno o dos medios masivos), siendo que eran ya bastante reducidos?
¿Por qué motivo, los usualmente agresivos opinadores del sector caracterizado como afín a los “proceseros neoliberales” y/o “patrioteros de bandera” guardan densos silencios, o si opinan (unos pocos) omiten las preguntas acá detalladas u otras similares? ¿Es que acaso los prometidos indultos que el neoliberalismo hoy gobernante –es de público conocimiento según diversas versiones, que los hechos confirmarían contundentemente, como los masivos apoyos militares al actual gobierno- prometió a sectores retirados de las FFAA y FFSS; para esos “patriotas”, son más importantes (los indultos) que aspectos cruciales de la Defensa y la Soberanía Nacional?
Claro que esos pseudo patriotas, en su momento apoyaron el desguace social y económico perpetrado por el siniestro “proceso”, impidiendo voces que alertaran los tremendos daños antinacionales que los neoliberales perpetraban, bajo custodia de las bayonetas que operaban como fuerzas de ocupación, en el propio territorio. Y esto no significa en modo alguno justificar la irracional guerrilla, de última funcional a los dictados de los anglosajones.
Incómodo momento vivió el vocero de la Armada, cuando un periodista extranjero expresó su extrañeza ante la ausencia total de miembros del gobierno nacional, en los sucesivos partes de prensa y emisión de opiniones oficiales, acorde a lo que es usual y de estilo, en catástrofes o hechos luctuosos, como todo indica que es el actual; más aun siendo que hay crecientes indicios de una factible agresión externa que habría hundido a la nave e imposibilitado toda comunicación del hecho.
No es un dato menor, que el mapa argentino difundido en un comunicado oficial del actual gobierno CEOcrático neoliberal, con relación al sensible tema del Día de la Soberanía (aniversario del Combate de la Vuelta de Obligado), se publicó excluyendo no solo las Malvinas, sino también la Antártida Argentina; y el hecho no fue rectificado ni mereció ninguna –impresentable por cierto- disculpa de los altos funcionarios responsable de esa omisión, que por cierto no puede atribuirse a un mero error, sino a una manifiesta mala intencionalidad, de ir introduciendo la resignación en la población, a la política explícita de entrega de soberanía
practicada por el actual gobierno, del cual en su momento, el actual presidente dijo que “no entiende de problemas de soberanía en Argentina”, y en el que varios colaboradores directos (Sturzenegger, Llach, Prat Gay y otros) se refirieron despectivamente a temas delicados de soberanía nacional y de patriotismo.
Por supuesto, es una incoherencia total, que sectores militares que afirman estentóreamente su supuesto “patriotismo”, apoyen medidas de gobierno claramente apátridas y contrarias a los Intereses Nacionales. Más incoherente o directamente impresentable, es que con retorcidos argumentos, mantengan la indefendible postura de lo que denomino “el síndrome Gómez Centurión”, diciéndose muy patriotas, pero con gastados y erróneos argumentos represivos de los años ‘70 apoyan explícita y entusiastamente a un gobierno neoliberal, que por definición y por sus claras acciones, evidencia operar abiertamente en contra de los Intereses Nacionales y resignando explícitamente soberanía.
La misma Marina, a la cual necesitamos –pero libre de doctrinas y prejuicios liberales y apátridas- sin duda como custodio de nuestros extensos mares, es la que hoy sufre –sufrimos todos los argentinos de bien- las 44 muertes y la pérdida de uno de nuestros sumergibles; es la misma institución que perpetró los bombardeos y ametrallamientos de indefensa población civil en 1955, y que poco después consumó el golpe de Estado, como herramienta dócil de los claros designios del imperio británico. Y jamás expresó ni el mínimo mea culpa, ni asomo de arrepentimiento ni cambio de esa negativa mentalidad.
Casi nadie menciona la necesidad de denunciar los acuerdos de Madrid y de Londres, de 1989 / 1990, de rendición incondicional en condiciones humillantes, tramitadas por Menem, Cavallo y apoyados por Di Tella; así como de denunciar definitivamente el tratado de 1825, que nos ata a Gran Bretaña. De eso no se habla, y esas son las causas profundas que impiden el necesario –imprescindible- rearme argentino, hoy impensable en el marco de un gobierno destructivamente neoliberal, solo preocupado en la especulación y los negocios financieros, promotores del endeudamiento impagable y la fuga masiva de divisas. Por supuesto, con diversos apoyos, incluso de “opositores” políticos.
Ratificando el escaso interés en el tema del gobierno nacional, no se decretó Duelo Nacional, ante esta tragedia que enluta a todos los argentinos de bien, pero que no importa nada –evidentemente- a mentalidades apátridas y antinacionales, solo centradas en consumar “rápidos negocios”; mientras personeros británicos como Aranguren, y otros provenientes de la Banca transnacional vinculada a la “City” de Londres y otras, siguen firmes en sus altos cargos, ejerciendo un nulo patriotismo, que debería ser condición sine qua non para esas altas funciones.
A los hechos me remito, y recuerdo las palabras del Maestro de Palestina…”por sus obras los conoceréis”.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos
Reportaje hecho por el periodista rosarino Aldo Battisacco, en dos partes, acerca de la realidad del Sector Eléctrico Argentino.

https://lm.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fm.youtube.com%2Fwatch%3Ftime_continue%3D161%26v%3D6mFKwTaMEPA&h=ATPQfF-y8M2hWkGlG9B6HdmxWjmE1wQ5TLqeFcNPl-EUVAhEGM8peQjXQPtM1VDcsMVRUaSGWfNoIYcFpmBWJ_9ecmgAVTDb5v_bKT9EyuehVavDJp8g1v6NqYHo8E1a&enc=AZMemn89G5H5mFK6CAQgrdK-LhL5VUYXRbU_0Jw8-P1mduX1TB2QhFP8HZHtgeVt8AsfVQ1DF4bFG2_gYDd4aM8kxLjO3edJlpuMMf6b3uDzM2r7gO84XwdsBoP-Hwbz_hKBdb-8KzewfaYxlS3D3WvxwQLCrZ-6oF-ERec76kvQDoEkZKzxxCKisyCb93NGZzU&s=1

https://lm.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fm.youtube.com%2Fwatch%3Ftime_continue%3D28%26v%3DdjhEWspRFQg&h=ATN5c7J--dF6k_DfWQ3Wf8RVpuWUyg96x_EAMXjHpuFxWBGmHElv7HfwDDe4rLnx6O8OEbzYhPwZiFmxUQFIr6s-ZAC-zmRsHxF3OdZimyCPbWA6zO0apK69_W92r9k3&enc=AZN6jSoDhOPHzUy6qGW7-aZDvqhv4gXK0wF7G-9arbQBK4sEf24yeWJz8Zhagkd7ah6LQ8gyIbcmjOgGHkqNVHzWXhIoMTzXabt37pp2ed4_W9c0zQOFu0FySzG-iILW8e6h21ZPcW8p_3yNK3nybx4BScGOR5YMZzEI1RtTwEVaGO7BzfYeDF282xumEphRr48&s=1

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Detallo los links de dos recientes entrevistas en TLV1

https://www.youtube.com/watch?v=Ow5oEAQyk_0

https://www.youtube.com/watch?v=Ow5oEAQyk_0&authuser=1

Atte.

C A O

sábado, 25 de noviembre de 2017

VOLVIERON EL PROCESO Y LOS AÑOS ’90.
“Han vuelto, son los mismos”, decía Don Arturo Jauretche, al constatar con inmenso dolor de patriota insobornable, que enancados en el golpe de Estado de “la fusiladora” (1955), volvían a puestos de preponderancia, conocidos personeros de los intereses extranjeros, amparados por las bayonetas, que al mando de militares liberales –antinacionales y oligárquicos- operaban como tropas de ocupación, contra su propio pueblo, al cual despreciaban.
Aquel hondo desprecio al pueblo, a lo popular y nacional, era consecuencia de un profundo y constante proceso de colonización cultural, con los grandes diarios como punta de lanza, y con toda la aparatología de la dependencia cultural desplegada, inculcando no solo profundas tergiversaciones conceptuales, sino también un nocivo espíritu de “casta superior”, con desprecio visceral al “civilacho común” inculcado a las FFAA por la oligarquía y los anglosajones; que además en las clases medias incluían severas ideas racistas contra los “cabecitas negras” y otras negatividades prejuiciosas similares, discriminativas del pueblo común, al cual
la oligarquía y sus claques solo aceptan, de mala gana, como peonada o personal doméstico reducido a un rol de servidumbre carente de todo derecho y todo atisbo de dignidad.
Era la oligarquía rediviva, con la cortedad de miras y la soberbia excluyente que la caracteriza. Y eran fuerzas armadas que de brazo armado de la patria y de su pueblo, pasaron a ser custodios de intereses antinacionales y represores de su propio pueblo del cual se nutría –y se nutre hoy- la mayor parte de sus cuadros. 
Esa misma oligarquía apátrida, ya expandida a algunos sectores financieros, importadores e industriales del tipo prebendario, (la oligarquía diversificada, según Eduardo Basualdo) fue la que volvió plenamente al poder en la época de la partidocracia cleptocrática neoliberal de los años ’90, particularmente en el
menemato y el delarruato.
Claramente, el gobierno actual de la CEOcracia, es la versión remozada, de esos recientes dos períodos de tan tristes nefastos recuerdos…aunque muchos parecen tener amnesia histórica o no quieren darse cuenta.
El neoliberalismo hoy “reinante” en Argentina, -vestido de democracia que cada vez más se asimila a dictadura con la suma del poder público cooptada por la fuerza, con represión institucionalizada, presos políticos y censura a periodistas y
medios opositores u objetivos-, parece un calco redivivo de aquella pseudo democracia oligárquica del “fraude patriótico” de los años ’30; de los “republicanos” clasistas excluyentes y odiadores violentos del ’55; y de los “salvadores de la patria” genuflexos ante los poderes anglosajones y financieros transnacionales del siniestro “proceso” (1976).
Sin irnos mucho más atrás en nuestra historia, pues para un análisis completo deberíamos remontarnos a 1806, con las invasiones “librecambistas” inglesas, el neoliberalismo, como remozamiento acentuado y profundizado del viejo liberalismo apátrida y oligárquico, tuvo su violento ingreso en Argentina, bajo el comando de la siniestra dupla inicial formada por Videla – Martínez De Hoz; uno como ejecutor del brazo armado custodio de tecnócratas locales carentes de todo patriotismo y de sus mandantes financieros extranjeros y grupos del poder globalizante por entonces en ciernes; y el otro como hombre fuerte de la Sociedad Rural –expresión más descarnada de la oligarquía tradicional, y como agente de intereses extranjeros.
Los padecimos durante los siete largos años del “proceso”, con enormes daños sociales y económicos, incluso de tipo estratégico, como el endeudamiento brutal y la desindustrialización como política de Estado, por no mencionar la “guerra librada para perder decorosamente”, que fue Malvinas en el colmo de las irracionalidades estratégicas; sin por ello negar el coraje de los que pusieron el pecho a las balas…pero coraje sin comandancia coherente y patriótica, es derroche irracional de sangre y de valiosos recursos, amén de brutal retroceso estratégico.
Después vendrían los años de exacerbación del neoliberalismo, que nos llevó de bruces y a los empujones, a la crisis terminal de 2001/2002.
Fue esa crisis de los cacerolazos masivos, del corralito bancario, de la miseria extendida y creciente, de la partidocracia política desacreditada, de la desocupación generalizada, del éxodo de argentinos al exterior, de la desarticulación social, política y económica, que nos llevaba inexorablemente a la disolución nacional, que era la ”solución” a la que apostaban los poderes transnacionales de la globalización salvaje.
Casi de milagro salimos de esa descomunal crisis generalizada de 2001/2002, que por poco nos llevó a la balcanización, tal vez en un entorno de violencia al estilo de lo acaecido en Yugoeslavia.
Pero las clases medias argentinas, e incluso parte de los sectores menos pudientes, parecen tener muy poca memoria histórica, y evidencian ser muy manipulables por los mercenarios de la incomunicación; hecho indudable al cual debe agregarse que los medios concentrados utilizaron técnicas de demolición psicológica para inocular el más visceral e irracional odio instigador del “cambio”, ocultando que tipo de “cambio” buscaban instalar, pues el “cambio” fue volver violentamente a metodologías represivas y políticas socio económicas de similares características del “proceso” y del “noventismo”. 
Conversando con un amable y muy informado periodista ruso, hicimos un paralelismo entre la Rusia de Yeltsin, liberal funcional a las potencias del G 7, que puso de rodillas al gigantesco país de sólida cultura aquilatada en largos siglos, en camino a su balcanización y destrucción interior; comparándola con la Argentina del “proceso”, de los años ’90 y la actual de macrismo, sumida en el caos destructivo neoliberal; y las similitudes son notables, casi calcadas. Pero la gran diferencia es que hoy, los personeros del neoliberalismo que operan en Rusia, contra el gobierno claramente patriótico de Putin, son rechazados por la mayoría de la población.
En Argentina, en cambio, el lavaje cerebral inoculador de odios irracionales hizo estragos, y las campañas de refuerzo de las confusiones profundas sigue a todo vapor en los múltiples medios concentrados, casi sin lugar para opiniones disidentes. A eso se suma el accionar de ciertos “operadores”, que de consuno con
recalcitrantes militares retirados proceseros, demuestran que con tal de operar por los indultos al como sea y reivindicar al “proceso”, no parece importarles en nada la destrucción de la patria y la vergonzosa resignación de soberanía en todos los frentes.
Sumando al aquelarre de irracionalidades, variopintos sectores “progres” tan llenos de teorías huecas como faltos de identidad nacional, terminan de hecho actuando en contra de los Intereses Nacionales.
Mientras tanto, vastos sectores de clases medias, siguen navegando en las nubes de Úbeda, flotando mentalmente en la nada, mientras el país se desintegra sin que ni siquiera tengan un atisbo mínimo de conciencia de la extrema gravedad de la situación.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

sábado, 18 de noviembre de 2017

LA TRAGEDIA CASI CONFIRMADA DEL SUBMARINO SAN JUAN
Pensamientos colaterales que claramente se avizoran.
El accionar de zapa de los que operan para profundizar las férreas ataduras de la colonización cultural pro británica no cesa, e incluso todo permite suponer fundamentadamente que se intensifica.
Hace tiempo se pueden leer determinados recurrentes mensajes, en los que resaltan los “gestos de acercamiento” de veteranos de guerra británicos hacia sus pares de Argentina.
Con esas campañas, entre otras cosas, se tapan las irracionalidades insanables cometidas por los comandantes del “proceso” y de los que tuvieron responsabilidades estratégicas en la conducción diplomática, política, geopolítica, económica y militar, en el desastroso desenlace de la guerra, que en el colmo del absurdo, claramente, solo se buscaba “perder ‘dignamente’ “, y en la que se priorizaron burdas “prioridades y compromisos de defensa del sistema” (lo del alineamiento servil al “mundo libre, occidental y cristiano”), en vez de poner en primer lugar las prioridades de la Defensa Nacional y de la Soberanía Nacional, dejando de lado no solo elementales principios de geopolítica con visión nacional, sino incluso enseñanzas elementales de las máximas sanmartinianas, que los sectores militares inundados mentalmente de apátrida liberalismo tan dogmático como irracional, demuestran palmariamente desconocer.
Por algo, esos sectores militares confusamente liberales (o sea de hecho apátridas, sin que muchos ni se den cuenta de ello), siguen apoyando con entusiasmo el accionar destructivo del neoliberalismo vuelto al poder y en camino a lograr la suma del poder público, que claramente es la continuación político - económica del “proceso” y del “noventismo” del menemato y el delarruato, que no solo resigna explícitamente soberanía y destroza en jirones la dignidad nacional, sino que incluso pone en serio riesgo la continuidad de Argentina como nación, pues nos amenaza con la balcanización.
Esa confusión parte del nada inocente error de enfoque, lamentablemente aun vigente en muchos (¿o todos?) los institutos de enseñanza militar, que jibarizan los enfoques y doctrinas político – económicas a solo dos doctrinas o ideologías: marxismo y liberalismo, omitiendo amañadamente las múltiples alternativas, que han sido precisamente las más exitosas, entre otras cuestiones por romper las ataduras del dogmatismo.
El colmo del cipayismo es que ahora clamen por pedirles ayuda a los británicos, y que luego les besen las manos, eventualmente por encontrar al submarino hundido. Hace rato, desde las sombras, están haciendo una sutil pero intensa campaña, para mostrar a los militares británicos como "buenos muchachos", con los que "circunstancialmente" nos enfrentamos, pero que "son unos caballeros". De esa forma, para los colonizados mentales de uniformes (no son todos, por suerte), los únicos "enemigos permanentes" son "los subversivos". De esa forma refuerzan la cerrazón mental de pensar todo bajo la "lógica" de la doctrina de la seguridad nacional, de los años '70. Sus concepciones de patriotismo son tan huecas de contenido, que muchas veces no pasan de un mal disimulado sentimiento de casta supuestamente superior, o de formalismos carentes de contenido.
Y el accionar de colonizados mentales progres, que como autómatas califican de "fachos" a todos los que no les caen bien, y que además “compran” con facilidad los dictados de sutiles ONGs extranjeras, principalmente británicas; completan de ese modo el panorama de profundas distorsiones y confusiones conceptuales en temas esenciales. Suelen predicar un irracional antimilitarismo a ultranza, muy funcional a poderes ajenos a los Intereses Nacionales.
Completando el aquelarre de confusiones, vastos sectores de clases medias, se mueven al compás de los desinformadores públicos, con escaso o nulo razonamiento propio; o peor aun, buscando el facilismo de ubicarse en lo “políticamente correcto” sin importarles en nada las consecuencias futuras, incluso las de futuro cercano que ya se avizora, con un escenario casi calcado al desmadre del 2001. A esa gente, envuelta en la superficialidad, la tragedia del submarino San Juan posiblemente poco o nada le importe.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

jueves, 16 de noviembre de 2017

GUERRA BLANDA DE DEMOLICIÓN
Hasta el siglo XX inclusive, los gobiernos oligárquicos, antipopulares y antinacionales, solo se podían sostener en un contexto de fuertes y evidentes medidas represivas, las que anulaban o inhibían no solo grandes manifestaciones masivas de oposición, sino que también tornaban peligrosas las opiniones públicas en contra, e incluso las simples rondas de conversaciones en las que se pudiera sugerir algún tipo de descontento.
Las consecuencias podían ser aprietes de diversos tipos, pérdidas de empleos, detenciones “preventivas”, cárceles con poco o ningún juicio previo, torturas, desapariciones, o directamente fusilamientos.
Los argentinos tenemos una larga historia de períodos de gobiernos de ese tipo, pudiéndose citar la década infame (1930-1943); la revolución fusiladora (1955-1958) y sus continuadores (con picos represivos y violentos a comienzos de los años ’60); la “dictablanda” de los años de Onganía y sus sucesores (1966-1973); para luego pasar a la violencia institucionalizada del “proceso” cívico – militar de 1976-1983, en el cual en un marco férreamente represivo se nos impusieron por la fuerza de las bayonetas –con la excusa de “la subversión marxista”- las draconianas y perversas medidas de achicamiento económico y exclusión social del neoliberalismo, por entonces en plena expansión en el mundo.
Fue la primera y muy violenta aplicación en Argentina –con procesos paralelos en Íbero América- de la Doctrina del Caos, tan bien descripta por Viviane Forrester y Naomí Klein en sus libros (1)
Pero las épocas cambiaron, y las técnicas de dominación y sometimiento de pueblos y países se refinaron en grados superlativos, con metodologías de cooptación sutiles en grados extremos, creadas o muy refinadas por sociólogos, psicólogos sociales, antropólogos, politólogos y otros expertos en comunicación social, sumada toda esa parafernalia de técnicas al uso masivamente demoledor de los medios convencionales de comunicación, a lo que se agregaron las redes sociales electrónicas, cuyos roles pueden llegar a ser definitorios, como se demostró en los contagiosos procesos de “primaveras comunicacionales” funcionales al neoliberalismo, como se dio en países árabes y en Ucrania.
Esos refinamientos con notables grados de perversión comunicacional tomaron vuelo fogoneados por los impulsores de la globalización salvaje, que con el neoliberalismo como doctrina y metodología excluyente que intentan imponer al como sea, tomaron gran impulso desde el comienzo del siglo XXI, el cual en lo geopolítico puede afirmarse que comenzó en la pasada década del ’90; a partir de la que, en rápida sucesión, están ocurriendo profundos cambios en el tablero de la Geopolítica Mundial.
Ahora los militares liberales golpistas, con neuronas formateadas por los cursos de la Escuela de las Américas, practicantes fervorosos del patrioterismo meramente declamativo y hueco de contenidos, quedaron relegados al fondo de las opciones “potables”, intentando reducírselos a roles meramente policíacos represivos, cuando no a usarlos como carne de cañón al servicio de las potencias anglosajonas, como parecen orientarse las líneas de política exterior claramente subordinadas a las mismas, evidenciadas por el presidente Macri.
Una de las pocas excepciones actuales fue la destitución de Zelaya en Honduras, mediante un golpe militar. Pero la “onda” actual son los golpes de Estado palaciegos, al estilo de Temer en Brasil y de Franco en Paraguay; y en un mayor nivel de “elaboración” los procedimientos del tipo de “periodismo de guerra” como el aplicado en Argentina, para favorecer el retorno del neoliberalismo, ahora con formalidades democráticas pero con esencia duramente excluyente, del tipo del manejo de la suma del poder público.
Por supuesto, también debe analizarse el frustrado golpe del tipo caracterizado como guerra híbrida perpetrado en Venezuela, tal como definió el reconocido analista Dr. Miguel Ángel Barrios. Esa metodología combina violencia en gran escala, con operaciones de desabastecimiento, agresiones mediáticas, pirotecnia verbal opositora; además de medidas de ahogo económico y claras amenazas de invasión, por parte de la potencia hegemónica continental, con o sin participación de tropas o logísticas colombianas. Pero en Venezuela, el grueso de las Fuerzas Armadas no da muestras de estar subordinado o colonizado mentalmente por el adoctrinamiento neoliberal, como sí lo evidencian en grado superlativo vastos sectores de retirados de las FFAA y FFSS de Argentina. Y claramente, esos sectores de retirados con mentalidad procesera (2), mostrarían
tener ágiles canales de contacto con veteranos de guerra y muy posiblemente con personal en actividad, como lo evidencian frecuentes mensajes que se difunden en forma semi subrepticia en redes sociales, mensajes en los que sesgadamente “se bajan líneas” con claros y perimidos enfoques setentistas, que siguen centrados en “perseguir zurditos” que parecen ver hasta en la sopa, mientras que parecen ignorar los muy serios riesgos a la integridad nacional que representan las cataratas de muy negativas medidas socio económicas y geopolíticas que en masa y en continua sucesión son perpetradas por la CEOcracia gobernante, con su cohorte de economistas dogmáticamente monetaristas y neoliberales de nulo patriotismo, todo eso con la masiva cobertura mediática de los medios “adictos” que son casi todos. Es la guerra blanda de demolición, en pleno perpetramiento.
Como ejemplo de esos mensajes del tipo “si está de acuerdo, difunda”, recientemente divulgaron un “llamamiento patriótico” a ponerse en contra de los gastos que representa el Parlasur (organismo parlamentario de la UNASUR), que sin duda más de un poco ilustrado o poco reflexivo retirado o veterano “compró” con entusiasmo febril; mientras que ni parecen preocuparse en lo más mínimo por el endeudamiento sideral y sin medida en que nos embretan, por el negociado hiper endeudante de las LEBACs (bonos emitidos por el Banco Central, a tasas altísimas que ya llegan a rozar el 30 %, conformando una bola de nieve que nadie prevé como desactivar), por la destrucción del aparato industrial y el desguace de los entes tecnológicos, por la miseria y la desocupación creciente, y otras lacras perniciosas que ya padecimos en los dolorosos años ’90. Es claramente el Plan Morgenthau en plena perpetración, para destrozar a Argentina.
El tema amerita mayores análisis, los que se intentará hacer en futuros artículos.
(1) Viviane Forrester – El Horror Económico // Naomí Klein – La Doctrina del Shock.
(2) Mentalidad procesera – Afín al tristemente recordado “proceso” cívico – militar que usurpó el poder en 1976.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 10 de noviembre de 2017

LA DEUDA EXTERNA COMO HERRAMIENTA DE SOMETIMIENTO
A algunos indolentes o poco informados, el título puede parecerles una exageración. Pero lo real es que la deuda externa no solo ha sido utilizada como fortísima herramienta de sometimiento del mundo excluido del G7 y las Potencias Atlantistas, sino que tal como se pudo constatar en la crisis argentina de 2001/2002, el endeudamiento desbocado y supuestamente impagable, se utilizó como instrumento de presión para obligar a Argentina a aceptar la miserable propuesta de canje de la deuda externa por territorios.
Dicho en términos más breves, la deuda externa es el factor de poder que utilizan los grandes poderes financieros transnacionales para someter a los Estados y forzar el achicamiento de sus poderes, buscando incluso su disolución.
Tal es el objetivo de las políticas de ajuste permanente, de imposición del neoliberalismo salvaje, que promueven las recetas permanentemente recesivas del Fondo Monetario Internacional y de las grandes potencias neocoloniales del siglo XXI (EEUU, Gran Bretaña, Francia), sus socios del G 7, así como otras potencias menores que fungen como aliados estratégicos de aquellas.
Es de recordar que en plena hecatombe preanunciada del 2001, circuló con insistencia la “conveniencia” e incluso la “necesidad” de permutar deuda por territorios, perversa idea que incluso fue fogoneada en los medios masivos por las dos “señoras rubias” mayores de la TV capitalina; la de los almuerzos oligarcones, y la contrabandista de auto de alta gama y de “los dinosaurios vivos encontrados en La Patagonia”.
Ahora que volvimos a caer en un endeudamiento brutal y patológico, inmersos en una espiral de sucesivos créditos externos contraídos con tanta liviandad como carencia de responsabilidad ante las gravísimas consecuencias que claramente pueden preverse como trágicas consecuencias; el tema, por cierto central y de importancia excluyente para los hoy menguados Intereses Nacionales, es permanentemente ocultado, minimizado y ninguneado por los mercenarios de la incomunicación pública; por economistas asalariados del establishment y por otros que se esfuerzan por ser aceptados al calorcito de los favores y de las billeteras de los poderes oligárquicos – antinacionales concentrados; por políticos y gremialistas domesticados a carpetazos u otros medios de sometimiento; por militares perdidos en sus nebulosas setentistas y los extravíos conceptuales de la perversa doctrina de la seguridad nacional, o empantanados en la extrema ignorancia de la Historia Argentina, Historia Mundial, Economía y Geopolítica, o en algunos casos puntuales sospechosamente volcados a enredadas interpretaciones de la realidad que evidencian ser dictadas o inducidas por las usinas de colonización mental de las potencias anglosajonas.
En medio de todo ese aquelarre de confusiones inducidas, de desinformaciones extremas y de ignorancias asumidas, vastos sectores de la decadente clase media parecen no reaccionar que esta rápida hecatombe nos lleva al desastre generalizado que incluso nos pone en muy serio riesgo de disolución nacional; tal como el sombrío panorama lo presagia y tal como la realidad mundial del presente siglo lo demuestra, con sucesivos y violentos ataques a diversos países ya fragmentados, desarticulados institucional y económicamente, y que han sido o son objeto de diversas metodologías de agresiones implementadas con mayor o menor sutileza cuando no abiertamente perpetradas.
Hoy Argentina carece de todo proyecto geopolítico propio, adolece de la más elemental visión y objetivos de grandeza nacional, al estar subordinada a los dictados de las potencias atlantistas y sus socios menores, atada en forma asfixiante y creciente a la Banca transnacional y a los dictados siempre recesivos del FMI.
La visión y objetivos del actual gobierno CEOcrático mega corporativo y multiprocesado, solo evidencia empujarnos al como sea al subdesarrollo crónico y a una estructura político – social equiparable al feudalismo oligárquico que nos manejó con escasa y excluyente visión clasista, desde el mitrismo, casi sin solución de continuidad hasta la irrupción de Yrigoyen; en un modelo político - económico antiindustrial, centralista unitario y socialmente excluyente que se repitió en la década infame (los años ’30), en la revolución fusiladora y sus continuadores, en el nefasto proceso, y ahora reciclado mediante la elaborada estrategia comunicacional del “periodismo de guerra” y sus alfiles en distintos ámbitos, incluidos otros poderes del Estado y de la sociedad.
Como fundamenté en artículos anteriores, todas las evidencias conducen a afirmar que estamos padeciendo una sutil y agresiva versión remozada del Plan Morgenthau, que mediante diversas herramientas y con muchos operadores en paralelo, buscan la disolución nacional. Disolución nacional que es uno de los objetivos declarados de los impulsores del proceso de globalización salvaje, en su momento corporizado desembozadamente en el Consenso de Washington, pero que cuenta con otros impulsores más sutiles, como los poderes imperiales británicos y su poderoso y multifacético aparato de infiltración cultural, incluyendo ONGs “indigenistas”, “ecologistas”, “derecho humanistas”, y diversas “fundaciones” de orientación económica neoliberal.
El riesgo de disolución nacional se acrecienta día a día, con el crecimiento desorbitado de la deuda externa, con la disolución de las estructuras tecnológicas e industriales, con la desarticulación social, con el desguace brutal del nunca totalmente consolidado bloque de la UNASUR, y con distintas acciones de zapa igualmente destructivas.
El unitarismo desembozado implementado para acentuar irritantes privilegios a favor de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, apenas extendida a la Pampa Húmeda; el abandono de La Patagonia con los irracionales frenos a obras de gran importancia estratégica (Chihuido I y las dos hidros de Santa Cruz, más las oposiciones a la planificada Quinta Central Nuclear en Río Negro), los ataques a la industrias tecnológicas de Tierra Del Fuego, los ahogos financieros a esas provincias, los frenos a las producciones de gas y petróleo; forman el contexto que frena radicaciones de poblaciones e incluso expulsa a parte de la existente actualmente en La Patagonia, a la medida de los intereses estratégicos de Gran Bretaña, que nos quiere débiles y sumisos; el grado de indefensión extrema en que se encuentra nuestro país (cuyos orígenes deben buscarse al menos desde el siniestro “proceso”, sino allá por 1955); a lo que se agregan las profundas confusiones conceptuales y carencia de doctrinas nacionales bien fundamentadas en estamentos especializados cívicos y militares que deberían ser expertos en esos delicados temas; son posiblemente solo algunos de los principales factores que tornan muy oscuro y preocupante el futuro de nuestra nación.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

viernes, 3 de noviembre de 2017

¡Y MIENTRAS POR DETRÁS PASAN LOS ELEFANTES!
Expertos en el manejo de la opinión pública, los neoliberales hoy en el poder y cercanos a tener la suma del Poder Público (sin que nadie se los haya otorgado),
demuestran mucha habilidad para instalar temas de alto impacto, o para utilizar los que están “en la picota”, mientras que con escasa difusión y con bajísimo impacto mediático se implementan medidas muy “grossas”, prácticamente sin discusión y sin oposición.
Así está sucediendo ahora, con las masivas privatizaciones de activos energéticos estratégicos, que con notable premura está implementando el personero de Shell investido de Ministro de Energía. Acorde al dogmatismo ultra privatista del neoliberalismo en su versión más cavernaria, se apresuran a enajenar importantes usinas termoeléctricas de propiedad del Estado, siendo harto
discutible que se las quiera enajenar por “deficitarias”, más con los descomunales aumentos tarifarios ya aprobados y los nuevos en plena perpetración.
Es el simple desguace estatal, en su cruda versión, acorde a las órdenes que desde siempre “aconseja” el FMI, como parte de sus medidas recesivas y de achicamiento a ultranza del Estado. De paso, buenos negocios para corporaciones privadas, las cuales en varios casos –incluyendo el energético- son de propiedad de
amigos o parientes del poder.
Pero van más lejos aun, pues en el listado de las “privatizables con urgencia”, está Dioxitek, que es la productora del combustible de nuestras centrales nucleares. Claramente es una actividad de alto valor estratégico, que fabrica un insumo básico para el funcionamiento de nuestras tres centrales nucleares (que iban a ser seis, antes de ser paralizada Atucha III, apenas asumido Macri, en una operatoria sin justificativos pero con altísimos costos directos y lucro cesante para nuestro país).
Esas medidas, al menos altamente cuestionables, se anunciaron en medio de otros temas muy conflictivos y de elevada sensibilidad social, pues mientras el reciente discurso presidencial preanuncia durísimas medidas tendientes a reducir drásticamente las jubilaciones, los salarios, y a destrozar leyes elementales que
protegen a los trabajadores asalariados, como la jornada de ocho horas (o de horarios reducidos en casos de trabajos insalubres), de protección a las embarazadas y madres en períodos de lactancia, los adicionales por horas extras, los convenios colectivos por tipos de actividad; etc; además sigue muy candente el caso Maldonado, que generó nuevas masivas marchas de repudio ante la muerte
precedida de desaparición con intervención de Gendarmería.
Claramente, las anunciadas modificaciones a las leyes laborales –retrocesos de un siglo o más-, y las protestas masivas por Maldonado, permitieron que las masivas ventas –en rápida implementación- de patrimonio estatal estratégicamente sensible, pasaran casi desapercibidas y por ende casi sin críticas ni oposición.
Otra metodología de presentar (o esconder) medidas  gubernamentales al menos muy criticables, es la que algunos periodistas llamaron “el si pasa, pasa”; la cual consiste en implementar al mismo tiempo con el perfil más bajo posible –pese
a que requieran la publicación en el Boletín Oficial- varias medidas sumamente discutibles o incluso rayanas en lo inaceptable. Si no generan fuertes oposiciones,
“pasan” y se consolidan; y si producen fuertes resistencias, se arguyen “errores de implementación” dándose marcha atrás, al menos temporariamente. Entre otros casos, eso ocurrió con la autocondonación de deudas al Grupo Macri, de la cuantiosa deuda por el escandaloso caso del Correo Argentino.
También es usual que cuando estallan escándalos impresentables, luego rápida y curiosamente sobreseídos por el Poder Judicial (como el sonado caso de las coimas de Odebrecht que salpicaron al amigo del presidente Gustavo Arribas),
en esos casos se bate el parche mediáticamente con algunas de las causas existentes y/o prearmadas vinculadas con funcionarios o allegados reales o presuntos del gobierno anterior, con las que se las tapa mediáticamente a las que involucran al actual gobierno y sus allegados.
De esa forma, los “Don Pepe” y “Doña Rosa” desinformados crónicos de la clase media, y enfervorizados patrioteros de bandera, amén de sectores “progres” que terminan jugándola de claques de la oligarquía neoliberal, tienen temas en los que entretenerse, mientras se diluyen otros temas de montos y gravedades mucho
mayores, que involucran al actual gobierno y sus allegados directos, como el impresentable caso de los Panamá Papers (que muchos de los desinformados citados antes ni saben que es).
En medio de todo ese aquelarre, sigue el desguace de la Nación Argentina, cada día más endeudada, más empobrecida y más desindustrializada y más anti tecnológica (al desguazarse o desfinanciarse los entes y programas de desarrollo de tecnologías propias).
Cabe precisar que “patrioteros de bandera” son aquellos curiosos
colonizados mentales en grado superlativo, para quienes el “patriotismo” se agota en la exaltación del himno y la bandera, mirando para otro lado ante las entregas de soberanía de la actual sumisa política exterior y el debilitamiento socio económico que a diario se profundiza, así como ante las transgresiones al Estado
de Derecho que significan los “correctivos” a jueces no  “alineados”, presos políticos sin condena y con escarnio público, represiones y actos de intimidación, y otros procedimientos que cada vez más se asemejan crecientemente al impresentable y execrable “proceso” de 1976, el cual significó la implementación
del neoliberalismo en Argentina.
MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos